Pasar al contenido principal
ATAQUE DE LOBO EN GALICIA

16 ovejas muertas en un pueblo de Galicia donde “no hay lobos”

Los vecinos no recuerdan nunca haber visto lobos en Celeiro, Lugo, pero desde hace un mes han empezado a dejarse ver por el pueblo y llevan ya 16 ovejas muertas en la misma ganadería, las dos últimas ayer.
Las dos últimas víctimas han sido dos corderos de entre 10 y 15 kilos, que estaban ya vendidos para carne. Las dos últimas víctimas han sido dos corderos de entre 10 y 15 kilos, que estaban ya vendidos para carne.

Para los vecinos de Celeiro en Galicia esto empieza a parecerse al cuento de Pedro y el lobo, porque han escuchado que los lobos andaban por la zona pero nunca habían tenido constancia de su presencia en el pueblo. Pues al final el lobo ha venido y en apenas un mes, ha matado ya 16 ovejas de la misma ganadería, siendo el último ataque la noche de ayer. 

 

Se trata de un pueblo de considerables dimensiones, con al rededor de los 3500 habitantes y una importante cabaña ganadera. El ganadero que está sufriendo los ataques ha perdido ya 16 ovejas valoradas en 1500 euros, un balance tremendo que supone una gran pérdida para quien se tiene que ganar el pan a costa de alimentar a los lobos.  

 

Antonio José Liborio Nunes es el propietario de los 16 animales muertos, y nos cuenta que las ovejas se encontraban pastando en un terreno cercano al cementerio celeirense, cuando “sentín as ovellas berrar e cando cheguei pola mañá vin que había unha morta e outra desaparecida. É a terceira vez que vén en pouco máis de mes e medio!”, (‘sentí las ovejas chillar y cuando llegué por la mañana vine que había una muerta y otra desaparecida. ¡Es la tercera vez que viene en poco más de mes y medio!’), confesaba desesperado. 

 

Más ataques

 

El primer ataque sin duda fue el peor de todos, ocurrió el 11 de abril y los lobos mataron 10 animales de una sola sentada en una finca ubicada en el alto da Casanova, a escasos metros de un chalet familiar. Desde entonces, los ataques se han ido sucediendo y ocurren cada menos tiempo. El pasado fin de semana hubo otro ataque, en la madrugada del viernes al sábado, en el que los lobos acabaron con otros cuatro animales muertos.

 

Hace menos de 24 horas se produjo el último de los ataques, que se cobró la vida de dos corderos de la ganadería de Liborio Nunes y su mujer, la cual es la titular de la explotación ganadera. Al parecer estaban ya vendidos para carne, lo que supone una pérdida doble “un andaba xa polos nove ou dez quilos, e outro pesaba 15 e xa estaba vendido para carne”, (“uno andaba ya por los nueve o diez kilos, y otro pesaba 15 y ya estaba vendido para carne”).

 

Los ganaderos afectados han dado parte a la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta, esperando que al menos las indemnizaciones por su pérdida no se hagan esperar demasiado. “Tiñamos 40 ovellas, e perdemos 16, pero o peor foron os años”, (‘teníamos 40 ovejas, y perdimos 16, pero lo peor fueron los corderos’), confiesa uno de los ganaderos que ve como su medio de vida desaparece a dentelladas. 

 

Al parecer los vecinos tienen constancia de que hay una loba parida en las inmediaciones de la cantera de O Cruceiro, lo que parece estar empujando a los lobos a aventurarse a bajar para conseguir comida más fácilmente entre las ganaderías de la zona. “Ahora los lobos deben estar empezando a bajar porque ni yo ni nadie que conozco recuerda que el lobo había bajado nunca a Celeiro”, comenta uno de los vecinos.