Pasar al contenido principal
En los Pirineos franceses, con la compañía Catalhunt

Cazan un impresionante corzo en peluca en junio

Han sido unos cuantos los corzos en peluca cazados en lo que va de temporada en nuestro país, la mayoría espectaculares, sin embargo, nada más abrirse la campaña corcera en Francia en junio, hemos tenido noticia del abate de un fantástico ‘peluca’ galo.

Ya hemos señalado en otras ocasiones la gran atracción que generan entre los cazadores de esta especie los corzos de trofeos raros o atípicos, con los ‘pelucas’ quizás como paradigma de esas cuernas que hacen saltar por los aires el patrón de las seis puntas del Capreolus capreolus.

Frédéric y Jean-Luc con el fantástico 'peluca' cobrado por el primero.

Pues bien, hasta ahora, en esta temporada corcera 2018, además de otros trofeos increíbles, se han abatido varios ‘pelucas’ extraordinarios en nuestros cotos, como habéis visto en esta web con todo lujo de detalle.

Detalle del increíble trofeo de este corzo francés.

En esta ocasión, sin embargo, cruzamos la frontera con Francia, concretamente a los Pirineos, pues al poco de abrirse la campaña del corzo en junio, con la compañía de nuestro amigo Jean-Luc Planes, Catalhunt, fue cazado un magnífico corzo en peluca.

El guía de la cacería, Jean-Luc Planes.

El afortunado cazador fue Frédéric, un amigo de Jean-Luc, quien actuó en la cacería como guía y nos comenta que localizó este singular macho una semana antes de la apertura de la caza en tierras galas, en uno de los cotos pirenaicos (de casi 7.000 hectáreas) donde, además de corzos, gestiona también el aprovechamiento cinegético de los ciervos y, sobre todo, de los sarrios.

Detalle de los genitales del animal, sin testículos y con un pene pequeño.

Pero antes de ser abatido, tanto cazador como guía debieron emplear diez salidas tras él sin éxito, pues el corzo ocupaba un territorio de bastantes hectáreas y, en función de la meteorología (viento, lluvia, calor...), salía a unos prados o a otros.

Magnífico corzo en peluca cobrado en los Pirineos franceses.

No obstante, por fin la mañana del 7 de junio dieron con él y Frédéric logró cazarlo después de un gran rececho. Fueron momentos de gran alegría para ambos, quienes, con el animal en el suelo, reconocían que el trofeo era aún mayor de lo esperado. Tratándose de un ‘peluca’ de esa entidad, rápidamente se fijaron en su aparato reproductor, confirmando que carecía de testículos y que tenía un pequeño pene.

La alegría de Frédéric es indisimulable.

Por último, desde esta web queremos felicitar a Frédéric por tan hermoso corzo, así como a su guía en los recechos, nuestro amigo Jean-Luc Planes, con cuya empresa se están abatiendo buenos trofeos en esta temporada corcera en sus cotos de Pirineos, como también se cobrarán en los cazaderos específicos de corzos que ha empezado a gestionar en el suroeste de Francia para los recechos y aguardos durante el celo de la especie (15 de julio al 15 de agosto).

Jean-Luc con otro precioso corzo de esta temporada 2018.

(José María García Medina).