Pasar al contenido principal
EL MUNDO DEL PERRO DE CAZA UNIDO

AEPES y la Asociación Española de Rehalas firman un acuerdo de colaboración

La Asociación Española del Perro de Sangre y la Asociación Española de Rehalas, han firmado un acuerdo de mutua cooperación y colaboración para la consecución de sus objetivos.
El mundo del perro de caza se une formalmente para ensalzar su labor y lavar la mala imagen que animalistas radicales les imponen. El mundo del perro de caza se une formalmente para ensalzar su labor y lavar la mala imagen que animalistas radicales les imponen.

Ambas entidades han sellado su compromiso de apoyo mutuo, para lograr mediante los esfuerzos conjuntos la consecución de los objetivos de cada asociación. El nexo principal que ha unido a la Asociación Española del Perro de Sangre (AEPES) y a la Asociación Española de Rehalas (AER), es que ninguna de las actividades a las que se dedican -rastreo y montería- podrían existir sin los perros. Partiendo de esa base y con el principal objetivo de fomentar ambas modalidades desde la transmisión de unos valores éticos, la buenas prácticas, una actividad sostenible y el respeto a las tradiciones, AEPES y AER han firmado un acuerdo de colaboración para el futuro. 

 

El acuerdo se ha consagrado mediante una reunión mantenida entre Luis M. Jara Rolle, presidente de AEPES y su homónimo de AER, Alfonso Aguado Puig. La iniciativa nace de la necesidad de ensalzar el valor medioambiental que supone el empleo de perros en la actividad cinegética, así como los requisitos de bienestar animal que se deben cumplir para este propósito, en contra de la imagen que venden del colectivo y “como tratan a sus perros” los grupos ecologistas radicales. Cambiar la percepción que tiene la sociedad sobre el empleo de perros en la caza es una ardua tarea que se han puesto por delante ambas asociaciones, conscientes de que su consecución dependerá de los estudios o investigaciones que se realicen, para lo que se creará una Comisión de Seguimiento. 

 

Imagen de un rehalero junto a sus perros cazando

 

AEPES

 

La Asociación Española del Perro de Sangre (AEPES) fue fundada en el año 2008, gracias al esfuerzo y empeño de un pionero del rastreo en España, Álvaro García Matéu, que se rodeó de socios entusiastas como Gerardo Pajares Bernaldo de Quirós y Herminio Baldó.  Ellos fueron los fundadores de esta Asociación y gracias a su trabajo y dedicación realizada desinteresadamente durante su etapa al frente de la Asociación, llevaron a cabo una labor encomiable para que el rastreo de animales heridos con perros de sangre en España sea hoy en día más conocido. 

 

El objetivo, de los fundadores de AEPES fue promocionar el rastreo con perros de sangre en la búsqueda de animales de caza mayor heridos, como contribución a una forma de entender la caza en la que se valoran los aspectos éticos y tradicionales de esta actividad, así como el respeto a los animales abatidos. La filosofía del rastreo de reses heridas no tiene como único objetivo la recuperación del trofeo. Es igualmente importante la posibilidad de evitar la muerte lenta y carente de sentido de un animal. El rastreo con perros de sangre cobra además una nueva dimensión como forma de entender una caza “ética”, en la que el cazador ponga todos los medios para cobrar la pieza no solo por el valor de su trofeo, sino también por darle un sentido a la muerte del animal.