Pasar al contenido principal
Al estudiarse nuevos tipos penales para los delitos de odio

Los ataques a cazadores en RRSS podrían castigarse con más dureza

El colectivo cazador lleva denunciando desde hace bastante tiempo los ataques que sufre de animalistas y ecologistas radicales en redes sociales, cometiendo esos delitos de odio para los que ahora se van a estudiar nuevos tipos penales en RRSS.
Ataques_Condena_Dureza_G La Fiscalía General del Estado, en relación a los ataques a cazadores en redes sociales, ha escrito que "es lamentable y condenable cualquier manifestación de ofensa, odio o violencia hacia cualquier persona”.

Han sido muchos, muchísimos, los casos de insultos, amenazas, calumnias y vejaciones que han recibido los cazadores en redes sociales por partes de radicales anticaza, esos animalistas y ecologistas que lo mismo acosaron en vida y celebraron la muerte de Mel Capitán, que han amenazado a la familia y deseado la muerte de Raúl ‘Dibe’.

 

Da igual la edad del cazador o su sexo, que si se trata de cazadores, estos sujetos, sirviéndose de las redes sociales, no dejan de verter los más miserables mensajes y de incitar al odio y la violencia, sin que nada hagan los partidos políticos y asociaciones de corte animalista.

 

“Ventana a la esperanza”

 

Sin embargo, como nos comenta la Oficina Nacional de la Caza en una comunicación que nos ha remitido, “se abre una ventana a la esperanza para que los innumerables y atroces ataques que muchos cazadores están sufriendo a través de las redes sociales por parte de sectores radicales no queden impunes”.

 

Felipe Vegue, presidente de la ONC.

 

Y es que la ONC, que preside Felipe Vegue, remitió nuevamente el 19 de noviembre “una comunicación al Fiscal General del Estado exponiéndole la terrible e insostenible situación de alarma y malestar social derivada de los ataques que muchos cazadores están sufriendo a través de las redes sociales. Ataques tan graves como el insulto, la amenaza, vejaciones, injurias, incitación al odio y a la violencia…”.

 

Respuesta de la fiscal General del Estado

 

Pues bien, la Oficina Nacional de la Caza ha recibido respuesta por parte de la fiscal General del Estado, María José Segarra, quien afirma que “he leído con detenimiento su carta” y que “verdaderamente, es lamentable y condenable cualquier manifestación de ofensa, odio o violencia hacia cualquier persona”.

 

Segarra, además, reconoce la existencia del problema, destacando el auge de las redes sociales y cómo están siendo utilizadas, desde el anonimato, para llevar a cabo “conductas reprobables”, como se le adelantaba en la carta remitida por la ONC que viene sucediendo, cada vez con más virulencia, con los cazadores.

 

Insultos y amenazas en redes sociales a una conocida cazadora.

 

Palabras como “cordialidad”, “cooperación”, “inquietud”, “predisposición”… han sido elegidas por la Fiscalía para manifestar la intención de “dar un viso de luz a la problemática”.

 

Desde la ONC se subraya que por primera vez se hable de nuevos tipos penales y de la intención de la Fiscalía de cooperar para que “en relación con los delitos de odio, se vayan perfilando nuevos tipos penales y sus consecuencias punitivas en las posibles reformas que vayan a plantearse por el legislativo para que se ajusten a la delincuencia moderna”.