Pasar al contenido principal
POR DOS JÓVENES DE MENOS DE 30 AÑOS

Espectacular corzo abatido este fin de semana en plena nevada

Entre dos luces y a pesar de unas condiciones meteorológicas de viento, nieve y temperaturas bajo cero, estos dos jóvenes cazadores españoles pudieron abatir un corzo de ensueño que llevaban viendo desde febrero.
El cazador  con el espectacular corzo que ha abatido este fin de semana El cazador con el espectacular corzo que ha abatido este fin de semana

El corzo que han logrado abatir este fin de semana por las tierras de Guadalajara, es uno de los mejores trofeos que se han visto circular por las redes en lo que va de temporada, por su singular belleza y rareza, así como por el impresionante trofeo que resulta. 

 

Jaime Rivera y Jaime de One&Shot, son los protagonistas de la historia y los autores de la hazaña, que se puede calificar así por las inclemencias del tiempo que han soportado durante todo el fin de semana que ha durado la cacería, hasta que por fin en un respiro que les otorgó la nieve, se aliaron los planetas y pudieron hacerse con el soñado corzo. 

 

Jaime Rivera, es un joven emprendedor de 30 años madrileño, que ha convertido su pasión en su trabajo creando Mountrackers, una empresa cinegética especializada en la caza de rececho de montaña; una de las modalidades más apasionantes, de mayor esfuerzo y satisfacción que podemos vivir y disfrutar los cazadores.

 

Los cazadores a la mañana siguiente con el corzo. Jaime One&Shot (izq) y Jaime Rivera (drch).

 

El cazador -además de amigo- que contrató sus servicios era Jaime de One&Shot, otro joven natal de la capital de España y de 27 años de edad, que decidió hace un tiempo crear junto a su espectacular pareja Rocío, un perfil en redes sociales dedicado solo y exclusivamente a la caza y la naturaleza. Seguramente muchos ya sepan quienes son pero a los que aún no los ubiquen, podéis encontrarles como “One&ShotHunting”. Solo en Instagram tienen ya 73.000 seguidores, toda una proeza desde luego. 

 

Detalle de la cuerna del animal donde se aprecian las puntas tan originales de su cuerna izquierda

 

Localizado desde febrero

 

El el mes de febrero fue la primera vez que pudieron ver este ejemplar en el coto que tienen en Guadalajara, “lo habíamos visto con unas corzas saliendo a unas siembras pero cercano a una zona de roble muy espesa” nos cuenta Jaime Rivera. En marzo pudieron verle otra vez, siendo protagonista además de una de esas escenas tan curiosas que raras veces se ven y que requieren muchas horas de monte. 

 

Durante el mes de marzo es cuando los corzos se vuelven más territoriales -solo superado durante el celo-, aprovechando el momento de limpiar y pulir sus cuernas, frotándolas contra ramas y arbustos para quitar el correal y marcar a la vez su territorio. Fue entonces cuando vieron por primera vez el corzo, que salió a comer a una siembra en la que había otros machos, a los que decidió ‘echar a palos’ hasta quedarse solo. 

 

Foto del animal tomada durante el mes de marzo

 

En la foto que nos envían tomada en aquel momento, se puede apreciar en la tripa una herida fruto de la pelea, que no le costó un problema grave de salud pero sí un buen mechón de pelo “salió a la siembra con varios machos y se acabó quedando solo” nos cuenta Jaime. 

 

Desde aquella vez, no habían vuelto a verlo “lo volvimos a ver una segunda vez a principios de marzo y no lo habíamos vuelto a ver” aunque albergaban la esperanza de que allí siguiera, “sabíamos que salía por allí, por que al final nos hemos dedicado a dar muchas vueltas por el coto intentando valorar y localizar cada corzo. A última hora por las tardes veíamos que salía un macho siempre en una de las zonas pero no sabíamos decir si era ese o no, por que no era nada fácil verlo, siempre salía entrada la tarde, a ultima hora y era muy complicado valorarlo, pero bueno, confiábamos en que seguía por el coto” narra Rivera.

 

A pesar de la nieve 

 

Así se les presentaba la tarde cuando dejaron el coche y comenzaron a cazar.

 

Este fin de semana en toda España se han vivido jornadas realmente duras meteorológicamente hablando, con temperaturas inferiores a los bajo cero y nevadas en casi toda la meseta central y el norte. Las condiciones para la caza del corzo desde luego no han sido las ideales y muchos cazadores, han tenido que desistir en sus intentos o volver con las manos vacías a pesar del esfuerzo “ha hecho como se suele decir un tiempo de perros. Muchísimo viento, no nos ha respetado nada, cuando no llovía caía nieve, muy desapacible” nos cuenta el cazador.

 

“El viernes no tuvimos suerte, vimos varias parejas y algunas corzas pero no fuimos capaces de localizarlo” pero a pesar de ello siguieron intentándolo, “el sábado salimos por la mañana temprano también y tampoco fuimos capaces y por la tarde a última hora, teniendo el tiempo como lo teníamos de malo, cuando nos quedaba como media hora para cazar porque estábamos casi entre dos luces y no se veía nada, decidimos ir hacia la zona donde teníamos este localizado a ver si sonaba la flauta”

 

Imagen tomada en el momento de abatirlo, donde se aprecia la nieve presente hasta en las cuernas del animal.

 

El tiempo decidió darles un respiro y la nieve amainó, con lo que empezaron a dar la cara algunos corzos. Cuando llegaron a la zona donde lo habían visto en marzo, vieron dos corzas en el borde del espeso robledal y a fuerza de prismático, acabaron localizando el macho. “A falta solo de 20 minutos de luz, comenzamos a hacerle una entrada muy bonita para intentar acercarnos todo lo que pudimos. Finalmente Jaime tuvo oportunidad de disparo y pudo encararse y abatir el animal”.

 

Para el cazador, es sin duda el corzo más especial de su vida “ha sido una cacería más dura de lo normal por el tiempo que ha hecho, cazábamos a -3 grados con un aire terrible y nieve... Es el corzo más especial que tengo por ahora”.