Pasar al contenido principal
ESTE ES EL TRAILER DEL DOCUMENTAL

Experimento: una anticaza que no come carne acompaña de espera a un cazador

Este es el atrevido experimento de Artemisan, del que podemos ver ya el trailer, en el que han invitado a una mujer anticaza que ni si quiera come carne, a una espera de jabalí con un profesional del arco.
La mujer anticaza acompañando al cazador a preparar la espera. La mujer anticaza acompañando al cazador a preparar la espera.

“Desde la Fundación Artemisan, hemos invitado a una persona que se considera anticaza y que no come carne a una espera de jabalí con un cazador experimentado. ¿Será capaz de probar la carne de la pieza abatida? ¿Cambiará su visión sobre la actividad cinegética?”, es la introducción al documental que han preparado desde la fundación, del que por el momento solamente podemos ver el trailer. “Todas las respuestas a este experimento, el próximo 1 de septiembre en un documental elaborado por la Fundación Artemisan”, anuncian en su web.

 

Se trata de un experimento arriesgado, ya que por desgracia vivimos en un mundo en el que las ideologías más radicales animalistas han arraigado muy profundamente en algunos sectores de la sociedad, hasta el punto de volverles incapaces de comprender unos argumentos o tener una mentalidad abierta para escuchar si quiera. La protagonista de este experimento es una mujer que se define como “amante de los animales”, contraria completamente a la caza y que ni si quiera come carne. “No entiendo como se puede matar un animal y ni mucho menos disfrutar con haciéndolo”, confiesa en una de las primeras entrevistas del documental. 

 

 

 

De no comer carne, a salir de caza

 

Se trata de un paso muy grande en la vida de una persona que se considera “anti-caza” y que por su “amor a los animales”, tomó la resolución de no comer productos de origen animal. Una buena señal es haber conseguido que acepte el reto aunque, ¿cambiará su imagen sobre la caza?. Tendremos que esperar al estreno del documental este domingo para averiguarlo, pero en caso de conseguir cambiar su percepción de la cinegética, sería un grandísimo ejemplo para el mundo de que el odio por la caza, se origina principalmente por el desconocimiento

 

No sería la primera persona que saliendo de caza, viviendo todo lo que hay antes y después de un disparo -que realmente es lo de menos-, acabase por entender que los cazadores aman más que nadie a los animales, respetan la fauna y velan por su bienestar. El hecho además de intentar apostar porque pruebe la carne del animal abatido, es una forma de mostrar a la sociedad que esa es la verdadera razón de la caza y que constituye sin lugar a dudas, la forma más etica, saludable y sostenible de obtener alimento.