Pasar al contenido principal
En Huesca

Muere un cazador tras dispararse por accidente con su propia escopeta

Un cazador ha muerto este fin de semana en las inmediaciones de la localidad de Troncedo, tras recibir un disparo accidental, al parecer, de su propia escopeta. La Guardia Civil investiga ya el suceso.
Cazador muerto Troncedo Un resbalón podría haber sido el motivo del disparo accidental.

Según han informado desde las autoridades, el percance tuvo lugar este pasado domingo 1 de septiembre, en el pueblo de Troncedo, perteneciente al municipio de La Fueva (Huesca)

 

El hombre, de 63 años y residente en Monzón, había salido muy temprano para pasar un día de media veda cazando palomas y codornices, como él mismo le comentó a su familia. Allegados y amigos, alertados por la tardanza, avisaron a la Guardia Civil y comenzaron a buscarle.

 

Sobre las 12 del mediodía, fue precisamente un familiar quien halló el cuerpo del aficionado en una zona cercana a Troncedo. Primero, las personas que participaron en el operativo habían encontrado su vehículo aparcado cerca. Se trataba de un paraje arbolado y húmedo, a causa de las lluvias que habían tenido lugar la jornada anterior. Según las primeras hipótesis, podría haber caído tras un resbalón y, a causa de ello, la escopeta se le disparó accidentalmente causándole la muerte.

 

Aunque el hombre residía en Monzón, era natural de Troncedo. El pueblo, de unos 15 habitantes, se encuentra conmocionado por el suceso, ya que el cazador era muy conocido en la zona. Estaba casado, trabajaba en un taller mecánico y tenía dos hijos.

 

Varios miembros de la Guardia Civil y la Policía Judicial se encuentran investigando el suceso para esclarecer los hechos. Alrededor de las 7 de la tarde, el juez ordenó el levantamiento del cadáver y el cuerpo fue trasladado para que se le practicara la autopsia.

 

Al poco de conocerse el suceso, la Real Federación Española de Caza ha emitido un comunicado lamentando el fallecimiento de este cazador. En la nota, la entidad ha trasladado sus condolencias a familiares, amigos y compañeros de la víctima.

 

Asimismo, como en otras ocasiones, ha aprovechado para recalcar “la importancia de extremar la prudencia cuando se manejen armas de fuego en las jornadas de caza, para evitar que estos accidentes vuelvan a repetirse”.
 

Sucesos recientes

 

Por desgracia, no se trata de único caso de esta índole que hemos tenido que lamentar recientemente. Tras la apertura de la media veda, en un coto de la comarca palentina de la Valdavia, un cazador resultaba herido tras ser alcanzado por el tiro fortuito de su compañero de jornada.

 

El afectado fue tocado en el costado izquierdo, en el pecho y en un ojo, pero los Servicios de Emergencia le atendieron rápidamente. Poco después, fue trasladado al Hospital Río Carrión de Palencia con pronóstico grave.

 

También en Aragón, unos días antes, otro cazador moría en Jorcas (Teruel) tras recibir en el abdomen el disparo accidental de un compañero cuando estaba desmontando su escopeta. El tiro fortuito se produjo casi a bocajarro, pues la víctima se encontraba a unos tres metros.

 

Varios efectivos sanitarios se trasladaron a la zona del percance. A pesar de los arduos esfuerzos, poco se puedo hacer por la vida da Miguel E.C., que terminó falleciendo por las heridas.