Pasar al contenido principal
A partir del estudio financiado por la FSA sobre 530 aves cinegéticas no acuáticas

No hay evidencia estadística significativa que recomiende abandonar el plomo en perdigones de caza

El 13 de junio, en la sede madrileña de Asaja, tuvo lugar la presentación del estudio “Incidencia y repercusión sobre las aves cinegéticas no acuáticas por aporte de perdigones de plomo al medio ambiente”, financiado por la Federación Sectorial Armera.
Presentacion_Estudio_FSA_G Equipo responsable del estudio. De izquierda a derecha, Juan Manuel Theureau, Juan Bautista Torregrosa, Diego Romero y Antonio de José Prada.

Ya tuvimos conocimiento de este estudio hace un par de meses, con la publicación en esta web del informe completo y de un resumen elaborado por la Federación Sectorial Armera (FSA), entidad que ha financiado por completo el proyecto encargado a las Universidades Politécnicas de Valencia y Madrid y a la Universidad de Murcia.

 

Por tanto, el acto de ayer, como decimos en la sede madrileña de Asaja, tenía como objeto una presentación oficial y en sociedad del estudio, con la asistencia de los verdaderos protagonistas, tanto de la FSA como los propios investigadores, en un salón de actos lleno de caras conocidas dentro del mundo de la caza, caso del presidente de la Fundación Artemisan, José Luis López-Schümmer, el presidente en funciones de la Real Federación Española de Caza, Ignacio Valle, el presidente de la Oficina Nacional de la Caza, Felipe Vegué, el vicepresidente de ANARMA, Daniel Álvarez, el presidente de la Junta Nacional de Homologación de Trofeos, Alonso Álvarez de Toledo, marqués de Valdueza, el presidente de la FAC, José María Mancheño, el exdiputado del PP Teófilo de Luis, Laureano de Las Cuevas, miembro de la ACE, del SCI y del RCM, etc. 

  Asistentes a la presentación del estudio financiado por la FSA.

 

Pedro Morrás, gerente de la Federación Sectorial Armera, fue quien inauguró el acto, con la explicación de los motivos que llevaron a la FSA al encargo de un estudio de estas características ("se ha pretendido dar luz acerca de la realidad en este asunto, conscientes de la creciente alarma social provocada en ocasiones sin base científica. El mantra del plomo contaminante ha sido siempre uno de los argumentos utilizados por los radicales anticaza para atacar a nuestro colectivo. Eso sí, siempre sin ningún tipo de justificación ni datos contrastados") y la defensa del mantenimiento del plomo en los perdigones usados en la munición de caza al no constituir una amenaza para el medio ambiente ni para las aves cinegéticas no acuáticas.

  Pedro Morrás, durante su intervención, y Juan Manuel Theureau.

 

Fue a continuación cuando comenzaron las intervenciones del equipo investigador, presentadas por uno de sus miembros, Juan Manuel Theureau, ingeniero de Montes por la Universidad Politécnica de Madrid, y que recogemos en forma de vídeos con las explicaciones de los responsables de cada una de las fases del estudio:

 

  • Juan Bautista Torregrosa, doctor ingeniero agrónomo y profesor titular del Departamento de Ingeniería Rural y Agroalimentaria de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV).             

 

  • Antonio de José Prada, ingeniero de Montes por la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

 

  • Diego Romero, doctor en Veterinaria y profesor titular del área de Toxicología del Departamento de Ciencias Sociosanitarias de la Universidad de Murcia.

 

Al término de las palabras de los intervinientes, se procedió a un interesante turno de preguntas, de entre las que destacó la que podríamos llamar “del millón”, a partir del dato de que sólo el 3,8% de la muestra (530 aves cinegéticas no acuáticas analizadas: perdiz roja, perdiz moruna, codorniz, paloma torcaz, paloma bravía, paloma zurita y tórtola europea, procedentes de acciones de caza y de controles de población) probablemente ha ingerido plomo del medio en forma de perdigones. Ante la cuestión de si ése porcentaje es mucho o poco, los investigadores, que esperaban se realizase esa pregunta y habían deliberado con anterioridad sobre este aspecto concreto, señalaron que no hay evidencia estadística significativa que recomiende el abandono del plomo en perdigones a la hora de cazar estas especies.

 

Por último, el director general de Excopesa, Pablo González, en la línea recomendada por los investigadores de ampliar el estudio, nos informó que se procederá en un futuro al análisis de dos muestras importantes de aves cinegéticas no acuáticas cazadas con cartuchos cargados con perdigones de acero.

 

(Texto, fotos y vídeos: José María García Medina)