Pasar al contenido principal
En Port Edward, en British Columbia

Abaten un lobo que había atacado y herido a un señor de 70 años

El ataque se produjo en una zona residencial la semana pasada, cuando el lobo emergió de la vegetación y atacó al hombre, al que se llevó a rastras por el asfalto tirando de una pierna.
Abaten un lobo que había atacado y herido a un señor de 70 años Un lobo solitario fotografiado en la zona donde se produjo el ataque.

Las autoridades de Port Edward, en British Columbia, se han visto obligadas a abatir un ejemplar de lobo gris, que había sido protagonista de un ataque a personas la semana pasada. El ejemplar, un lobo solitario, ahora está siendo analizado para que la necropsia revele si se trata efectivamente del mismo animal que atacó a un hombre de avanzada edad el viernes pasado. 

El hombre, que tiene más de 70 años, sufrió heridas en la parte inferior del cuerpo después de que el animal le atacara en un patio delantero, en una zona residencial. Tras el ataque, en el que sufrió “heridas significativas”, tuvo que ser trasladado al hospital de Vancouver, para recibir tratamiento médico.

Margo Vandenberg, prima segunda del hombre que fue atacado, contaba a los medios locales que “este lobo en realidad le mordió, le mordió la pierna ... fue increíble”, y como corroboraron los testigos, el animal “lo arrastró directamente por el cemento en el frente de su casa hasta la hierba”.

“Los lobos no atacan”… ¿O sí?

La mujer confesó que “estaba aterrorizada”, porque como se suele decir “los lobos no atacan, ya sabes”. Una necropsia analizará ahora las marcas de los dientes, las mediciones generales y las muestras de ADN para ver si el animal es el mismo ejemplar culpable de causar las lesiones del hombre.

“Esto es muy, muy raro. Los ataques de lobos contra personas en Norteamérica son extremadamente raros", contaba el oficial de vida silvestre Schley, en una entrevista previa. “Los lobos normalmente tienen un miedo bastante bueno y saludable a las personas y lo evitarán a toda costa”, añadía. Aunque la realidad es que los avistamientos de lobos en las últimas semanas, cerca de zonas residenciales, se han multiplicado llamativamente.