Pasar al contenido principal
COMPARANDO LA GESTIÓN DEL GOBIERNO CON EL MODELO FRANQUISTA

Los animalistas recurren la caza del lobo en Cantabria porque la consideran "franquista"

La Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (ASCEL), ha interpuesto recurso contra la resolución del Gobierno que autorizaba el abate de 34 lobos para la gestión de la especie en Cantabria.
Desde ASCEL han manifestado que su intención es judicializar el proceso hasta conseguir al menos la suspensión cautelar del Plan. Desde ASCEL han manifestado que su intención es judicializar el proceso hasta conseguir al menos la suspensión cautelar del Plan.

Ignacio Martínez Fernández, actuando en nombre y representación de la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (ASCEL), ha interpuesto recursos de alzada contra la resolución, dictada por el director general de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático con fecha 24 de julio de 2019, por la que se establece el cupo de extracción de 34 ejemplares de lobo (Canis Lupus Signatus), en la Comunidad Autónoma de Cantabria para la temporada 2019/2020, publicada en el Boletín Oficial de Cantabria número 146, de 31 de julio de 2019.

Un modelo de gestión “franquista”

Según ASCEL, “los argumentos que utiliza el Gobierno son ilegales porque van contra la legislación de la Unión Europea”, a lo que añaden que “la sociedad del siglo XXI demanda otro tipo de gestión y otro tipo de consideración del lobo”, llegando a comparar el modelo de gestión actual con los tiempos franquistas. “Una vuelta a los tiempos más oscuros, a las Juntas de Extinción de Alimañas de Franco”, es el equivalente con el que comparan el plan de gestión del depredador del gobierno cántabro. “Cantabria está en la absoluta cola de España y de Europa en conservación de lobos”, afirmaban.

Según ASCEL, el Plan de Gestión de la especie “no se ajusta a un buen derecho ni a un buen gobierno” y “como herramienta de gestión sólo utiliza la caza y el control, es decir, vamos a matar 34 ejemplares de lobo y vamos a hacerlo durante todo el año, agosto incluido”. 

ASCEL en twitter

Amenazan con judicializar el Plan para suspenderlo

En su argumentación defienden que este plan “va en contra del estado de conservación favorable del lobo, que es lo que marca la legislación de la Unión Europea”. Y añaden además que “los argumentos que utiliza el Gobierno de Cantabria son ilegales porque van contra la legislación supraautonómica y supraestatal”. ASCEL insta pues, para “reducir la afectación del lobo a intereses agroganaderos”, a “elaborar un plan de gestión que sea de medidas preventivas”, porque “si no, va a haber una judicialización constante”.

Desde la Asociación han manifestado sus intenciones de seguir la vía legal hasta conseguir una paralización del plan, aunque sea a fuerza de suspensiones cautelares: “el TSJC admitió a trámite nuestro recurso contencioso administrativo contra el plan y nos dio un plazo para presentar la demanda que acabamos de presentar dentro de ese plazo, ahora el TSJC tendrá que informar a las partes y evaluar si la demanda y el informe pericial que hemos presentado da pie a alguna acción, que podría ir hasta la suspensión cautelar del plan”.