Pasar al contenido principal
Según la Federación de Caza de Castilla y León

Una buena temporada de caza mayor

Concluida la temporada de caza mayor en Castilla y León, la Federación de Caza de esta comunidad autónoma hace balance de la misma, considerándola buena en líneas generales y apuntando un claro incremento del número de piezas cobradas.
FCCyL_Mayor_M Jabalí y zorro cazados en el puesto de una montería celebrada en Castilla y León.

El pasado domingo fue el último de los dedicados a la caza en Castilla y León, y con él se cierra una temporada que ha ofrecido desiguales resultados, alterados puntualmente por las difíciles condiciones climatológicas de los últimos fines de semana. En cualquier caso, buena temporada, constatándose un claro incremento en número de piezas cobradas que pone a nuestra Comunidad en óptimas condiciones de presentar una oferta cinegética generosa y de calidad, en unos escenarios naturales únicos.

Por especies, sin duda el jabalí se manifiesta una vez más como la más apetecida por los cazadores y además presente en todos y cada uno de los ecosistemas a poco que reúnan condiciones para su asentamiento. Cierto es que la media de edad de los individuos denota un alto porcentaje de animales jóvenes, lo que demuestra la capacidad de adaptación de la especie para aprovechar la alimentación que ofrece el campo, pariendo hasta en dos ocasiones anuales. Gracias a su control por los cazadores no están alcanzando este año niveles poblacionales preocupantes, reduciéndose así la principal causa de accidentes de tráfico en algunas zonas. Se calcula que los abates esta temporada han superado los veinte mil ejemplares.

El ciervo, poco a poco, sigue colonizando nuevos territorios, y ya son muchos los terrenos que permiten su caza en la modalidad de montería, lo que atrae cada vez a más cazadores foráneos a nuestras tierras. Visitas y turismo asociado que agradecen enormemente muchas de nuestras zonas rurales deprimidas. Por provincias, Soria marca la pauta de nuevo, cobrando más de la mitad de todos los ciervos abatidos, que pueden superar ampliamente los ocho mil ejemplares.

Finalizada la caza, ahora es el momento de que los auxiliares y rehaleros descansen y los perros se recuperen de tantas jornadas en batidas y monterías, y también es la hora del descanso y la recuperación para las especies protagonistas de tantos lances. Lo único a lamentar, una vez más, los desgraciados accidentes, unos por negligencias y relajación y otros por desconocimiento de las reglas elementales de seguridad que todo aquel participante en estas jornadas de caza debe conocer. Para ayudar a la formación de los cazadores de mayor y fomentar la seguridad en estas cacerías, la Federación de Caza de Castilla y León pone en marcha el tercer Curso de Capitán de Montería en las instalaciones del Campo de Prácticas Cinegéticas El Rebollar, situado en Ciguñuela (Valladolid), los días 27 y 28 de abril. Sólo el mejor conocimiento de la mecánica, las normas y los usos de la tan tradicional montería española podrá minorar estos siniestros.

Como reflexión final, en la Federación consideramos que es importante valorar en su justa medida las tremendas posibilidades cinegéticas que nos ofrece la caza mayor en nuestra región, en la que se sigue practicando una caza social, tradicional y auténtica, en un medio ambiente en que los ejemplares deambulan por amplísimos territorios sin estar condicionados por cerramientos ni manejo humano. Debemos poner en valor y aprovechar este valioso patrimonio facilitando también a los de fuera la oportunidad de disfrutar del amplio calendario de jornadas de caza, difíciles, salvajes, inciertas pero auténticas, que nos ofrecen nuestros montes.