Pasar al contenido principal
LOS ANIMALISTAS YA HAN PROTESTADO CONTRA LA MEDIDA

En Castilla y León se podría empezar a cazar hasta con 40 centímetros de nieve

En el anteproyecto de Ley de Caza de Castilla y León queda estipulado que -en caso de aprobarse el borrador-, podrá cazarse hasta con 40 centímetros de nieve para caza mayor y hasta 10 centímetros para caza menor.
El plazo para presentar alegaciones contra el borrador terminó el 17 de enero de 2020. El plazo para presentar alegaciones contra el borrador terminó el 17 de enero de 2020.

La Junta de Castilla y León sometió a información pública el borrador oficial de la nueva Ley de Caza de Castilla y León, en el que se avala la necesidad vital de la práctica cinegética para la comunidad, en muchas y muy diferentes materias. El plazo para presentar alegaciones al borrador concluyó el pasado 17 de enero de 2020 y hasta aquí, una de las medidas que más polémica han suscitado es la posibilidad de legalizar la caza con 40 centímetros de nieve para la mayor y hasta con 10 centímetros de nieve para la menor

Así queda reflejado en el artículo 48 del borrador, titulado “Otras medidas de protección generales”, que establece además de las prohibiciones y limitaciones establecidas en el artículo 65.3 de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, una serie de limitaciones para el ejercicio de la caza entre las que se encuentra la de cazar con nieve.  “Cazar especies de caza menor en días de nieve, cuando ésta cubra de forma continua el suelo con una capa superior a 10 centímetros. Esta prohibición no se aplica a la caza de aves acuáticas, ni a la de paloma en pasos tradicionales, ni a la de otras aves migratorias cazables en sus vuelos de desplazamiento. Igualmente, se prohíbe la caza de especies de caza mayor cuando la nieve cubra de forma continua el suelo con una capa superior a 40 centímetros”, reza el artículo.  

Los animalistas a la carga

Hasta ahora la legislación permitía la caza mayor hasta los 20 centímetros de nieve, considerando “día de fortuna” (es decir, que no se puede cazar), a partir de esa medida. Asociaciones ecologistas, animalistas y conservacionistas han criticado duramente la medida, asegurando que defenderán su postura hasta el final: no a la caza con nieve. La asociación animalista Libera se manifestaba en tal sentido alegando que “con nieve, los animales dejan mayor rastro y tienen menor posibilidad de escapatoria”, secundado por Ecologistas en Acción que añadía que en circunstancias de nieve los animales están “totalmente indefensos” y que su rastro es "muy fácil de seguir”.

Algunos cazadores y profesionales del sector de la cinegética, han alegado que teniendo en cuenta la altura media de las especies ciengéticas de caza mayor, no se puede considerar que 20 centímetros de nieve supongan una limitación para el movimiento o la huida de estos animales, ya que la altura media de la cruz del lobo por ejemplo es de 74,5 centímetros, siendo superior la de los ciervos o gamos por ejemplo, e incluso los corzos. 

Este nuevo proyecto de Ley surge por la necesidad de actualizar la Ley 4/1996, de 12 de julio, ya que se considera que en los más de veinte años transcurridos desde su entrada en vigor, se ha producido una notable evolución social en la que cabe destacar, cómo se han agudizado los procesos de urbanización y despoblamiento rural de Castilla y León. Los efectos de estos procesos son ya tan evidentes que han llegado a protagonizar hoy en día el debate político y social.