Pasar al contenido principal
En Montaverner (Comunidad Valenciana)

Caza con arco un gran jabalí medalla de oro con unas navajas de más de 20 centímetros

Antonio Moscardo está viviendo un verano de ensueño tras abatir en poco tiempo su tercer jabalí oro. Esta vez ha sido con el arco y el joven aficionado ha vuelto a narrarnos los detalles de este envidiable lance en espera.
Caza con arco un gran jabalí medalla de oro con unas navajas de más de 20 centímetros Antonio junto al gran jabalí oro que abatió en la espera.

Dicen que no hay dos sin tres, y este dicho se cumple a la perfección en el caso de Antonio Moscardo, un joven cazador que vuelve a ser protagonista en Cazavisión tras lograr abatir en poco tiempo su tercer jabalí medalla de oro. Como en las anteriores ocasiones, este aficionado nos ha contado al detalle todas las vicisitudes de la jornada de caza.

Nuevamente, el escenario ha sido un cazadero cercano a Montaverner, su localidad natal. Antonio ya se conoce a la perfección estas tierras, tal y como quedó demostrado en los otros dos aguardos que narramos hace algunas semanas. La primera tuvo lugar a finales de junio y la segunda pocos días después.

Llevaba tiempo siguiendo sus pasos

Antonio llevaba un tiempo persiguiendo las señales de este tercer jabalí ‘oro’. Pero el animal no solía repetir sus pasos. Siempre que el joven se disponía a esperarlo, el guarro le hacía “perder el tiempo”. Vio una higuera rodeada de naranjos donde la piara solía acercarse a comer. Así que allí decidió preparar al terreno. Se acercó un par de tardes a ver el aire y a limpiar unas ramas de la higuera para sentarse encima. Por la distancia, Antonio probaría el lance con arco, aunque reconoce que es un poco “amateur” en esta disciplina. Al principio pensó que el animal sería un “navajerete” de unos cuatro años.

El día del lance, el cazador se colocó en la higuera a las ocho y media de la tarde. Nos cuenta que “llevaba toda la semana acostándome pronto para poder aguantar en vela hasta que se presentase el jabalí”. Tres horas después, el joven ya se notaba incómodo en el puesto y el cochino no aparecía. Pasadas las 11 de la noche, de repente notó el ronquido del jabalí, “soplando a mi lado como si supiera de mi presencia”. Estaba bajo las ramas, a escasos 25 metros. Antonio preparó el arco y esperó que el jabalí empezase a andar de nuevo. Este se giró hacía el cazador chascando los dientes y el joven soltó la flecha.

Tercer jabalí oro

Eran las 12 de la noche y, tras recibir el flechazo, el jabalí se marchó gruñendo. Llamó a un amigo y los dos se pusieron a buscar el guarro. Después de andar unos 150 metros por varias sendas, vieron salpicaduras de sangre. “Ese se viene a casa”, pensaron enseguida.

Tercer jabalí 'oro' del verano

Finalmente dieron con el jabalí, que se había desplomado después de haber sido pinchado en los pulmones. Lo sacaron del monte al día siguiente y dio en la báscula nada menos que 125 kilos. Pero aparte del precioso pelaje veraniego, lo realmente impresionante eran sus defensas. Unos colmillos de 20 centímetros y medio de longitud y un buen grosor, que han servido para alcanzar los 110,85 puntos. Como hemos apuntado, el tercer jabalí medalla de oro que Antonio Moscardo ha cazado este verano.

Tercer jabalí oro

A pesar de todo, el trofeo es lo de menos para este joven aficionado. “No tiene precio pasar horas cazando en casa, las mismas tierras donde ya lo hacían mis antepasados”, destaca Antonio.