Pasar al contenido principal
remitida por las entidades más importantes del sector

Los cazadores se hartan y envían una dura carta al Gobierno y a toda la oposición

Exponiendo punto por punto el porqué la caza no debe ser considerada deporte y es un sin sentido no poder circular de una comunidad a otra para gestionar los cotos, en el actual Estado de Alarma.
Según la Ley Orgánica 4/1981 de 1 de junio, el Gobierno no está facultado para prohibir o impedir la libre circulación. Según la Ley Orgánica 4/1981 de 1 de junio, el Gobierno no está facultado para prohibir o impedir la libre circulación.

En concreto, han sido los representantes de nueve entidades de gran peso y relevancia en el mundo de la caza, los encargados de redactar la misiva para explicar el grave error que supone englobar toda la cinegética en “caza deportiva”, el atropello sin sentido que supone limitar la circulación entre provincias actualmente -y que afecta a todos los españoles-, o seguir sin permitir la caza social, cuando ésta supone el porcentaje más importante de la venatoria en nuestro país. 

La carta ha sido entregada al Gobierno de Pedro Sánchez y remitida igualmente a los Ministerios para la Transición Ecológica y al Ministerio de Agricultura,Pesca y Alimentación, así como a todos los grupos parlamentarios de la oposición. "La caza no es un deporte, ni puede ser considerada como tal bajo ningún concepto. En el Real Decreto del Estado de Alarma, suspenden la caza deportiva y restringuen los movimientos, por lo que la caza en realidad, no estaría suspendida, pero además, el Gobierno no está facultado para prohibir o impedir la libre circulación según la Ley Orgánica 4/1981 de 1 de junio, que regula los estados de alarma", algo así sería un resumen muy superficial del contenido de la misiva, que se puede leer a continuación. 

La carta ha sido redactada y enviada por D. Juan Manuel Rodríguez Morcillo, Presidente de la Asociación de Titulares de Cotos de Caza ATICA, D. Manuel Alonso Wert como Presidente de UNAC (Unión de Asociaciones de Caza), D. Javier Arnaiz Larson como Presidente de la Asociación Nacional del Arma (ANARMA), Emilio Sanz-Pastor Rivas, representante legal de la Asociación Española de Caza en Abierto, D. Antonio Zorrilla como Representante de la Federación de Asociaciones para el Fomento y Conservación de las Razas Caninas Puras, D. Jose María Losa en nombre y representación de SCI Iberian Chapter, D. Manuel Martinez Casal como Presidente de le Mesa Galega por la Caza, D. Daniel Nuñez Perez como Presidente de Anatur y D. Miguel Angel Bayarri Montesinos, en calidad de Presidente de APAVAL

Hemos hablado con Losa, quien asegura que “si seguimos defendiendo la caza como deporte cuando el resultado es la muerte de un animal ‘por deporte’, es por ahí por donde se entiende desde un amplio sector que se ‘mata por diversión’”.

jabalí hozando

EXPONEMOS: 

  1.     Que en los anexos explicativos de las fases de desescalada del estado de alarma se indica que la práctica de la “caza deportiva” se reanudaría en la Fase II.
  2.     Que desde estas Asociaciones consideramos que tal afirmación supone un absoluto desconocimiento de lo que implica la actividad cinegética. De tal forma que para condicionar la vuelta a la normalidad cinegética deberían atenerse a los siguientes:

2.1. La Actividad Cinegética es, motor económico, social, y que tiene un papel fundamental en la gestión medioambiental como el control de daños y sanidad animal de fauna silvestre como así ha sido constatado. 

  • La Caza NO tiene adjetivos por lo que tildarla de Deportiva es simplemente una gran equivocación. Si bien existen asociaciones, como las Federaciones y otras entidades privadas que tienen, entre otras, como objeto las competiciones, nada tienen que ver con la Caza real, ya que en aquéllas prima la competición...

Por tanto, el CONSIDERAR LA ACTIVIDAD COMO UNA MERA PRÁCTICA DEPORTIVA es, en sí, UN ERROR GRAVE DE CONCEPTO, LA PARTE FUNDAMENTAL DE LA ACTIVIDAD CINEGÉTICA ES LA CAZA REAL y es la que aglutina al 100% de los cazadores; actividad que debiendo estar considerada como esencial, encarna la verdadera razón de ser herramienta fundamental de gestión del medio natural, por mucho que algunos, sin fundamento científico ni realista alguno, pretendan no considerarla así. 

cazador

Así mismo la Constitución refleja ya la distinción entre caza y deporte en el art 148.1.11 y 148.1.19. El afirmar que la caza “es un deporte”, confundiendo el ejercicio físico que se realiza con un “deporte”, nos haría caer directamente en el sinsentido de tener que considerar cualquier actividad que conlleve ejercicio físico al aire libre como “deporte” . 

Así pues, y como conclusión, LA ACTIVIDAD CINEGÉTICA PUEDE LLEVAR APAREJADO UN DURO EJERCICIO FÍSICO, PERO EN NINGÚN CASO ES UN DEPORTE. 

La caza, el monte, el medio natural, no entiende de colores políticos, es transversal y sólo busca la eficacia y la eficiencia para su mejor conservación. Es por ello por lo que el sector social, denominado cazador, está en contra de la politización que se está llevando a cabo. 

2.2.  En el RD 463/2020, del Estado de Alarma No observamos, la suspensión explícita de la actividad cinegética, entendemos que dicha actividad no ha sido suspendida y que simplemente ha sido suspendida la actividad deportiva y la limitación de movimientos del art 7 de dicho RD.

2.3.  Dada esa normativa, la interpretación que se ha venido dando por parte de las CCAA ha sido la de considerar que la actividad cinegética puede realizarse por personas no afectadas por las limitaciones a la libre circulación, bien por motivos laborales, bien por no serles necesario circular por vías públicas, que es la limitación a la que se refiere el artículo 7 del real decreto 463/2020, aunque curiosamente muchas de ellas publicaron una “suspensión de la actividad cinegética” al haber recibido una orden ministerial explícita en éste sentido.

cazador con arco

2.4.  Dado que en las fases de desescalada ya se prevé la limitación de circulación en fases, estableciendo como referencia geográfica la provincia, no se comprende que a esta limitación de circulación se sume una limitación absoluta como es la de la práctica de la caza social, llamándola erróneamente “caza deportiva”, sometida en una fase posterior del desconfinamiento. A mayor abundamiento no se puede entender que un cazador de Puertollano pueda desplazarse a Molina de Aragón recorriendo 450 Km y que un titular de coto en Cobeña o Navalcarnero no pueda desplazarse unas decenas de kilómetros para ir a gestionar sus acotados evitando los daños de fauna salvaje a agricultores y ganaderos.

2.5.  Además, no se comprende la razón sanitaria, dado que las modalidades autorizadas para la caza en esta época del año se limitan a la caza selectiva a través de recechos, aguardos y excepcionalmente batidas que, por su naturaleza exige una separación entre cazadores muy superior a los 3 metros siendo las dos primeras (los recechos y los aguardos modalidades donde distan miles de metros del cazador más cercano).


En virtud de lo expuesto, SOLICITAMOS:

Que teniendo por presentado este escrito y por hechas las anteriores manifestaciones, SE CORRIJA, SE ACLARE y SE EMITA INFORME EN DERECHO VINCULANTE sobre estos hechos con el fin de delimitar la forma y extensión en la que puede y podrá desarrollarse la actividad cinegética, durante la vigencia del estado de alarma. 

Se nos remita copia de las órdenes enviadas a las diferentes consejerías del medio natural de las CCAA desde el Ministerio del Interior, para que éstas procediesen a la suspensión total de la actividad cinegética, tal y como las mismas nos han informado. 

● Se nos aclare la cuestión del “desplazamiento” entre CCAA en lo que afecta, al desarrollo de la caza regulada; Entendemos en lo que concierne a un Estado de Alarma, la Ley Orgánica 4/1981 de 1 de junio, que regula los estados de alarma, excepción y sitio, menciona en su art. 11, apartado (a) “limitar la circulación o permanencia de personas o vehículos en horas o lugares determinados, o condicionadas al cumplimiento de ciertos requisitos”. Esto quiere decir que en un Estado de Alarma el Gobierno no está facultado para prohibir o impedir la libre circulación por el territorio nacional “sin más”, debiéndose permitir cumpliendo (como es la situación actual que nos concierne) determinadas medidas sanitarias personales que garanticen que quien circule no contagiará del COVID a otras personas o a sí mismo.

corza con corcino

Esto, que afecta al total de los españoles en suelo español, afecta también a los cazadores que se ocupan de la gestión y/o caza en superficies cinegéticas (acotados) en otras CCAA diferentes a la de su residencia. El prohibir que éstos puedan circular libremente, condicionando su desplazamiento a la adopción, por parte de cada uno de ellos, de las medidas de protección sanitarias que el Ministerio de Sanidad considere, no sólo vulnera los derechos fundamentales de las personas, sino que se les está causando un importante daño patrimonial, sin justificación legal alguno. Es por ello por lo que nos parece más lógico, legal y racional, que se permita la libre circulación de personas entre CCAA fijando con meridiana claridad un protocolo de protección sanitaria durante esos desplazamientos. 

Por otro lado, y tras todo lo mencionado en el punto 2.1., SOLICITAMOS también al amparo de la Ley 15/2007 de 3 de Julio de Competencia, que se aclare y corrija ese “malentendido” de considerar el global de la actividad cinegética como “caza deportiva” otorgándole, de facto, plenas competencias a las Federaciones de Caza Territoriales y la Nacional que, SIENDO ENTIDADES PRIVADAS DEDICADAS EN EXCLUSIVIDAD A LA ORGANIZACIÓN DE EVENTOS COMPETITIVOS Y CONCURSOS relacionados con la caza y que ni mucho menos representan al resto de la actividad cinegética y tampoco, ni son representantes de las demás Asociaciones de caza que desarrollan, ellas sí, la labor esencial que implica la caza: la correcta gestión y control de nuestros ecosistemas terrestres, su fauna silvestre y su flora.