Pasar al contenido principal
También han sido interceptados otros dos por capturar liebres de forma ilegal

Cogen a dos furtivos durante la berrea

La berrea del venado, momento en el que nos encontramos inmersos, es aprovechado por muchos furtivos para delinquir. Por ello, las autoridades ponen en marcha operativos especiales.

Tal y como ocurrió hace algunas semanas en Cabañeros, dos furtivos fueron interceptados el pasado 26 de septiembre en el Parque Natural de la Sierra Cebollera, en La Rioja, mientras se disponían a abatir algún ejemplar de ciervo durante la presente berrea.

Los delincuentes fueron pillados con un rifle sin permiso por un agente forestal de la Dirección General de Medio Ambiente del Gobierno riojano. En el momento de ser interceptados, ambos furtivos emprendieron la fuga en su vehículo, pero uno de ellos ha podido ser identificado por las autoridades al tratarse de un vecino que reside en la zona.

Pero no se trata del único caso de furtivismo ocurrido recientemente. La semana pasada, una patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Peñafiel, en Valladolid, denunció a  otros dos furtivos. En esta ocasión, fueron sorprendidos cuando delinquían en el interior de un coto de caza de la localidad de Castrillo de Duero.

Para llevar a cabo su acción furtiva, los hombres recorrían los caminos de la finca en un todoterreno con dos galgos en la parte trasera. Según las fuentes que informaron a los agentes, los furtivos iban soltando a los perros con el coche en marchan para intentar capturar varias liebres.

Una vez que los delincuentes fueron identificados, los agentes del Seprona pudieron comprobar que ninguno de los dos pertenecía al coto de Castrillo de Duero. Tras ello, el Seprona denunció a los furtivos por delitos relacionados con la ley de caza, protección de animales de compañía y sanidad animal.