Pasar al contenido principal
Y lo graba en vídeo

Un conductor se topa con un oso pardo en una carretera de Asturias

Un vehículo que circulaba por la carretera que desciende de Teverga, se topó de frente con un ejemplar joven de oso pardo en mitad de la carretera, que tenía una fuerte cojera en una de sus patas traseras.
El joven ejemplar al borde de la carretera, mostrando una extrema delgadez fruto de la cojera. El joven ejemplar al borde de la carretera, mostrando una extrema delgadez fruto de la cojera.

El carácter esquivo y casi tímido de los osos pardos en muchas zonas, hace que verles en la naturaleza se vuelva casi imposible. Algunos ejemplares en concreto, se acostumbran a la presencia de personas y a buscar comida cerca de los núcleos urbanos, volviéndose más fáciles de ver. Pero desde luego que un encuentro a tan poca distancia como el del vídeo a continuación, no es en absoluto lo habitual. 

Un hombre que circulaba en su vehículo por la carretera que desciende de Teverga, un concejo de la comunidad autónoma del Principado de Asturias, se encuentra parado en el límite justo de la calzada, a un ejemplar joven de oso pardo. Al acercarse el vehículo, el animal se retira de la carretera y es entonces, cuando se puede ver como camina con una acuciada cojera, ya que no puede ni apoyar la pata izquierda trasera. 

A simple vista es imposible saber que ha ocasionado la lesión que impide andar al animal, pero a la vista está por su extrema delgadez que si no es atendida pronto, podría terminar incluso con la vida del animal que se encuentra impedido para cazar y alimentarse. Ante estos casos, es fundamental llamar lo antes posible a las autoridades competentes y dar el aviso. Ya sea el Seprona de la Guardia Civil, a los agentes medioambientales o directamente al 112, quienes se encargarán de trasladar el aviso al personal competente. 

Lo habitual en estos casos, sería sedar al animal y trasladarlo a un centro de recuperación de fauna, donde veterinarios expertos puedan atender al plantígrado y curarle la lesión, para que una vez recuperado del todo, pueda volver a ser liberado en su hábitat. El oso pardo forma parte de las especie protegidas de la fauna ibérica, una joya natural que debemos proteger y cuidar.