Pasar al contenido principal
En Castilla y León

Cristina Narbona anima a los ecologistas a denunciar para impedir el control del lobo

Cristina Narbona envió recientemente una carta a los ecologistas de Ascel animándoles a denunciar para frenar el control del lobo en Castilla y León. Tras esto, Artemisan ha lamentado las mentiras y manipulaciones de la presidenta del PSOE.
 Cristina Narbona anima a los ecologistas a denunciar para impedir el control del lobo Cristina Narbona ha vuelto de dejar patente su marcado carácter anticaza.

La Fundación Artemisan lamenta que la presidenta del PSOE y ex ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, falte a la verdad e inste a ecologistas a denunciar a la Junta de Castilla y León para impedir el control cinegético de población de lobo en una carta que ha hecho pública el medio La Nueva España.

Para Artemisan, lo que se desprende de la misiva, remitida el pasado 17 de junio por la ex ministra a Ignacio Martínez, miembro de la Junta Directiva de la asociación animalista ASCEL, es que Cristina Narbona, además de desconocer la situación real del lobo en España, falta a la verdad e ignora los pronunciamientos de nuestros tribunales, haciendo alusión a una sentencia europea que no puede aplicarse en el caso del lobo al norte del río Duero.

En la carta, Narbona anima al colectivo animalista a que utilicen esta sentencia “incluso con denuncia ante la Fiscalía de Medio Ambiente si la Comunidad de Castilla y León sigue negándose a aceptar dicha protección”, además de señalar que el Secretario de Medio Ambiente, Hugo Morán, es “partidario de la inclusión del lobo en el Catálogo de Especies Amenazadas”.

Especie cinegética al norte del Duero

Cabe recordar que, en España, el lobo sí tiene consideración de especie cinegética al norte del río Duero, algo que recoge tanto la legislación internacional como la nacional. Por ello, Artemisan señala que no hay sentencia alguna del Tribunal de Justicia de la UE que diga que en España el lobo no puede ser objeto de aprovechamiento cinegético al norte del río Duero.

Sin embargo, haciendo un repaso a la jurisprudencia nacional, sí que puede observarse como, de forma unánime, se reconoce que el lobo tiene la condición de especie susceptible de aprovechamiento cinegético al norte del Río Duero, en sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, o del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, entre otras.

Es más, incluso el Tribunal Supremo ha tenido la ocasión de pronunciarse sobre esta materia en fechas recientes, manteniendo el criterio de que en el norte del río Duero el lobo es una especie cinegética. De hecho, la reciente sentencia del Tribunal Supremo de fecha 18 de mayo ha respaldado el Decreto 32/2015 de 30 de abril de la Junta de Castilla y León, por el que se regula la conservación de especies cinegéticas en la comunidad, su aprovechamiento sostenible y el control poblacional de la fauna silvestre, y que recoge al lobo como especie cinegética.

Para Artemisan, resulta "increíble" que sea la presidenta de un partido político, y además ex ministra de Medio Ambiente, la que anime a grupos ecologistas a denunciar a la Fiscalía de Medio Ambiente a los responsables de la Junta de Castilla y León, por actuar conforme a la ley. De tenerlo tan claro, cabe preguntarse por qué no es ella quien denuncia la cuestión ante la Fiscalía.

La RFEC exige una explicación

Asimismo, la Real Federación Española de Caza ha enviado una carta a Cristina Narbona para exigirle una explicación.

“Desde el colectivo cinegético y desde el campo, en general, no damos crédito a la carta”, ha señalado el presidente de la RFEC, tras conocer la carta que la exministra envió a ASCEL. A juicio de Ignacio Valle, “es inaudito que quien ha sido la máxima responsable de Medio Ambiente en España, anime a los ecologistas a denunciar a la Junta por estar cumpliendo la ley vigente”.

“El crecimiento del lobo es incuestionable”

El crecimiento del lobo ibérico en España es incuestionable, apareciendo ya poblaciones en zonas al sur del Duero como Segovia, Ávila, Soria o Madrid. Los daños a la ganadería extensiva van en aumento y es necesario un plan de gestión que haga posible una convivencia entre lobo y ganadería, una actividad económica vital para las áreas rurales y fundamental para luchar contra la despoblación y el abandono rural. “Quienes están en peligro de extinción son los ganaderos de extensivo, que practican una ganadería sostenible e indispensable en la conservación de nuestros campos”, afirma la RFEC.

“La conservación del lobo pasa, paradójicamente, por su control”, ha indicado finalmente Ignacio Valle, al tiempo que ha pedido a Cristina Narbona que rectifique, dé una explicación y demuestre su interés por los ganaderos y el campo español, en general.