Pasar al contenido principal
Por parte de Castilla-La Mancha

Decepción por la no adhesión a la licencia única interautonómica

La Federación de Caza de Castilla-La Mancha y Aproca han mostrado su decepción porque Castilla-La Mancha no se haya adherido a la firma de la licencia única interautonómica de caza.
Decepcion_Licencia_M Juan de Dios García (izquierda) y Luis Fernando Villanueva (derecha) han mostrado su decepción porque Castilla-La Mancha no se haya adherido a la firma de la licencia única interautonómica de caza.

En un comunicado de prensa, ambas organizaciones (Federación de Caza de Castilla-La Mancha y Asociación de Propietarios Rurales para la Gestión Cinegética y la Conservación del Medio Ambiente en Castilla-La Mancha) han solicitado al gobierno regional que, una vez solucionados los trámites jurídicos y administrativos para la adhesión, razón que ha dado para su exclusión de la firma, Castilla-La Mancha firme inmediatamente este convenio.

Estas dos entidades han asegurado que la licencia única interautonómica de caza sólo puede traer cuestiones positivas, por un lado para los cazadores de la región, que con un mínimo esfuerzo económico podrían cazar en otras muchas regiones españolas, y por otro para el turismo cinegético, clave en el desarrollo rural de muchos municipios castellanomanchegos, dado que mucho cazadores de otros puntos del país se animarían a ejercitar la actividad cinegética en esta región.

Para la Federación y Aproca no firmar este convenio sería perder una oportunidad histórica que el sector cinegético lleva demandando desde hace más de diez años y que viene en cierto modo a paliar los aspectos negativos de la cesión de competencias regionales, sin una coordinación cinegética a nivel nacional.

Tanto Luis Fernando Villanueva, presidente de Aproca, como Juan de Dios García, presidente de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha, han coincidido en señalar que “ningún cazador de esta región entendería no formar parte de este proyecto que llevan esperando varios años”. Villanueva ha asegurado que aunque el gobierno regional pueda perder los ingresos correspondientes a las licencias que anteriormente se sacaban en la región, y que a raíz de la firma lo harían en otras regiones exportadoras de cazadores, como Madrid, sin duda alguna esto sería compensado con un incremento del negocio en esta región, con cantidades muy superiores a las que dejarían de entrar en las arcas regionales. Por su parte García, presidente de la Federación, ha remarcado que siendo Castilla-La Mancha la región española más importante desde el punto de vista cinegético, los más de 150.000 cazadores de esta región no pueden verse perjudicados por esta medida y deben tener la misma oportunidad que el resto. Finalmente, ambas entidades esperan que, tal y como permite el convenio, Castilla-La Mancha se pueda adherir en cualquier momento, uniéndose así a Castilla y León, Extremadura, Madrid y Asturias, además de otras cuatro regiones que lo harán en breve.