Pasar al contenido principal
En la Reserva Natural El Castillo de las Guardas, en Sevilla

Detenidos tres furtivos por matar un oryx y una gacela en una finca privada y publicarlo en redes

Los furtivos se colaron en la Reserva Natural de El Castillo de las Guardas, en Sevilla, para abatir varias especies. Fueron descubiertos a raíz de subir una foto a las redes sociales en la que posaban con las cabezas decapitadas de los ejemplares.
furtivos sevilla Los furtivos fueron identificados tras compartir una foto en las redes sociales.

El Seprona de la Guardia Civil de Sevilla ha detenido a tres furtivos que abatieron varias especies de forma ilegal en la Reserva Natural El Castillo de las Guardas. Los hombres, vecinos de Azanalcóllar, mataron entre otras especies un oryx africano, una Gacela del Atlas y varios gamos. También dispararon contra otras especies a las que hirieron de gravedad, tal y como ha informado la Benemérita en un comunicado.

Esta detención se enmarca dentro de la denominada ‘Operación Noryx’, donde también intervienen agentes de la reserva sevillana. Los furtivos se enfrentan a un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente, y otro de tenencia ilícita de armas.

El pasado mes de diciembre, la Guardia Civil tuvo conocimiento de que varias personas se habían colado en la Reserva Natural de El Castillo de las Guardas. Estos mismos delincuentes abatieron e hirieron en su incursión los ya citados ejemplares. Tanto el antílope oryx como la gacela, se encuentran catalogados como ejemplares protegidos dentro del convenio de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES).

Los agentes de la Guardia Civil localizaron en las redes sociales una fotografía. En ella se podía ver a dos personas posando con las cabezas decapitadas de los ejemplares abatidos. Ambos hombres fueron identificados.

 

Operación Noryx

También abatieron cuatro machos en Gredos

Pasadas unas semanas, la investigación pudo avanzar. Uno de estos presuntos delincuentes fue detenido junto a otro vecino de Aznalcóllar por furtivear cuatro machos monteses en las Reserva de Gredos. En este operativo, además del Seprona de Casavieja (Ávila), intervino el Grupo de Montaña de la Guardia Civil de Barco de Ávila. Los hombres habrían utilizado el rifle de la madre de uno de ellos para abatir los animales. Además, carecían de permiso de armas.

Tras seguir avanzando en las pesquisas, se pudo identificar a los autores materiales de los abates ilegales en la Reserva del Castillo de las Guardas. Los furtivos se enfrentan a los ya mencionados delitos por matar especies protegidas y tenencia ilícita de armas. La madre de uno de ellos también está siendo investigada por facilitar el arma, o no adoptar las medidas necesarias, para que su hijo y el resto de furtivos abatieran los cuatro machos y el resto de ejemplares en Sevilla.

La Guardia Civil ha detallado que la investigación sigue abierta y, por lo tanto, no se descartan más detenciones al respecto.