Pasar al contenido principal
en el paraje conocido como Alto da Moa, en Ourense

Fallece un cazador durante una batida por el rebote de la bala de un compañero

El accidente ocurrió durante la batida al jabalí celebrada el pasado domingo 19, cuando una bala rebotó en una piedra y alcanzó accidentalmente en el pecho a uno de los cazadores.
Una ambulancia medicalizada se trasladó al lugar pero no pudo hacer nada por él. Una ambulancia medicalizada se trasladó al lugar pero no pudo hacer nada por él.

La desgracia ha hecho mella este fin de semana en San Xoán de Río, Ourense, durante una batida al jabalí celebrada en el municipio, en la que perdió la vida José González Palmeiro, de 63 años y natural de de Siabal (Paderne de Allariz). El rebote de la bala de un compañero le alcanzó fatídicamente en el abdomen y cuando los Servicios de Emergencias llegaron, no pudieron hacer nada por su vida. 

El accidente tuvo lugar pasadas las 15:00 horas, en el paraje conocido como Alto da Moa, situado entre las localidad de Vilardá y A Cruz, cuando Juan, al igual que el resto de sus compañeros de caza, esperaba en su puesto al cruce de algún jabalí. Uno de los cazadores que allí se encontraban vio un ejemplar y al dispararle, la bala rebotó en una piedra y alcanzó en el abdomen a Juan, terminando con su vida casi en el acto. 

Uno de los compañeros de batida llamó al Servicio de Emergencias 112 para dar aviso de lo ocurrido y una ambulancia medicalizada del 061, la Guardia Civil y del GES de Castro Caldelas y Protección Civil se desplazaron hasta el lugar de los hechos. Intentaron reanimar al herido en varias ocasiones, pero la gravedad de las lesiones producidasd por la bala en los órganos vitales hizo imposible la tarea y se certificó la muerte del cazador. 

Un rebote

Autoridades judiciales y el médico forense se desplazaron hasta el lugar, para esclarecer los hechos. No desvelaron información detallada sobre como se produjo el accidente, pero sí llegaron a la conclusión, apoyada por los testimonios de los testigos presenciales de que la bala rebotó en una piedra y alcanzó a Juan en el abdomen, acabando con su vida casi de inmediato. Pasadas las siete de la tarde, ordenaron el levantamiento del cadáver y su traslado al CHUO para realizar la autopsia.