Pasar al contenido principal
Y la ONC le pide rigor y prudencia en las informaciones lanzadas

La Guardia Civil da un patinazo en redes sociales a propósito del lobo

“La población de lobo ibérico se encuentra en regresión en España, donde no quedan más de 2.500 ejemplares. Todos debemos colaborar para evitar que se extingan”, es el mensaje publicado recientemente en el perfil oficial de la Guardia Civil.

Y la respuesta por parte de la Oficina Nacional de la Caza (ONC) no se ha hecho esperar, exigiendo que los responsables de la gestión de las redes sociales de la Guardia Civil actúen con rigor, respeto y prudencia a la hora de difundir informaciones a través de sus canales oficiales. Y es que resulta lamentable que desde esta institución se están promoviendo de manera institucional noticias falsas como la apuntada sobre el lobo. En el mensaje de la Guardia Civil en ningún momento se cita la fuente de dichos datos, que aparecen en un momento en el que se está debatiendo en diversos ámbitos el modelo de gestión de esta especie. No sólo no se citan estudios técnicos o científicos desde la cuenta oficial de la Benemérita, sino que -aún más grave- se contradicen con los informes oficiales. De hecho, el último Censo Nacional del Lobo Ibérico, publicado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, constataba un incremento del número de ejemplares con respecto a los censos anteriores. También en Castilla y León se ha realizado un censo propio que señala un incremento del 20% de lobos desde 2001.

Por lo tanto, resulta evidente que desde la Guardia Civil se está lanzando una información falsa, lo que resulta especialmente grave cuando este cuerpo es el que tutela y controla el desarrollo legal de la caza y actualmente el lobo es una especie cinegética en parte del territorio nacional. La ONC considera que no es admisible este tipo de actuaciones por parte de quienes, precisamente, deberían ser más responsables con la difusión de unas informaciones sesgadas que parecen responder, únicamente, a los intereses de una minoría ecologista radical que no debe encontrar en la Guardia Civil un altavoz que legitime sus pretensiones. Por ello, esta entidad reclama una rectificación de la Benemérita, así como que se desde esta institución se ponga en marcha algún “control de calidad”.

Desde la Oficina Nacional de la Caza se apuesta por la conservación del lobo y por el diseño y desarrollo de una gestión poblacional de esta especie que permita su compatibilidad con el mundo rural actual y con las personas que lo habitan, como ya se está haciendo en algunas comunidades autónomas. Y siempre en base a informes científicos y no a consideraciones personales basadas sólo en estimaciones interesadas.