Pasar al contenido principal
Después de que visitase Beceite (Teruel) en primavera

El hijo de Donald Trump caza un macho montés en Gredos

Donald Trump Jr. ya visitó España en la primavera de 2018, concretamente la zona de Beceite, para recechar nuestra emblemática cabra montés. Recientemente ha vuelto, pero en esta ocasión para acudir a la Sierra de Gredos, también tras el macho montés.
Donald_Trump_Gredos_G Viejo macho montés en la Sierra de Gredos e imagen de Donald Trump Jr. en su pasada visita de caza a España en primavera.

El hijo mayor de Donald Trump, presidente de Estados Unidos, no oculta su afición por la actividad cinegética y este año ya han sido dos las veces que ha acudido a España para cazar machos monteses.

 

La primera, en primavera, le llevó a tierras de Teruel, a Beceite, donde disfrutó de unos días de rececho a los machos monteses con la compañía Wild Hunting Spain, información de la que nos hicimos eco en esta web.

 

En la Sierra de Gredos

 

En esta segunda ocasión, durante tres días en este mes de noviembre, Donald Trump Jr., que comparte su gusto por la caza con otro hermano, ha regresado a nuestro país para conocer la mítica Sierra de Gredos, máximo exponente de la caza y conservación del macho montés en España, de la mano de la empresa Shikar Safaris.  

  Machos monteses en Gredos y con la niebla detrás.

 

Como ha señalado I. G. Rico en su información para el diario ‘ABC’, además de interesarse “por el proyecto de recuperación del macho montés en los terrenos de la Reserva Regional de Caza Sierra de Gredos”, el empresario neoyorkino e hijo del presidente de Estados Unidos, junto a sus acompañantes, “comenzaban al amanecer y regresaban cuando caía la noche. Durante las tres jornadas, transitaron a pie y acompañados de caballos por la Reserva y, también, por el Valle del Jerte. Donald Trump Jr. abatió un macho de cabra montés”.

 

Según este mismo diario, uno de los compañeros de expedición señaló que “se trataba de un ejemplar viejo y posiblemente éste sería su último invierno. Por supuesto, no se dispara a lo primero que sale al paso. Cuando se viene aquí se sabe qué se va a cazar: animales adultos y que suelen moverse en solitario. El propósito es seguir una gestión racional y sostenible de esta actividad y él lo tenía muy claro”.