Pasar al contenido principal
Grabado en Kazajistán

El indignante vídeo del posado junto a un lobo sin asegurarse que está muerto

Una de las máximas que todo cazador ha de tener muy presente y a la que debe aspirar, es la de procurar una muerte rápida a los animales que caza, asegurándose siempre que la pieza está inerte por si hubiera que rematarla para evitarle sufrimientos.

Pues nada de eso, que es parte de lo que define a un cazador responsable, es lo que vais a ver en el indignante vídeo subido a YouTube, al parecer desde Kazajistán, que desde aquí condenamos enérgicamente por varias razones:

  • Primero de todo, porque parece que algunos están más pendientes de dar a conocer sus ‘hazañas’ al mundo que de cumplir las más elementales reglas que han de presidir la actividad venatoria, se practique donde se practique.
  • En segundo lugar, porque hay que asegurarse siempre, antes de plantearse siquiera la idea de grabar o realizar fotografías, que el animal abatido está realmente muerto, pues en caso de no ser así, lo correcto es rematarlo rápido para evitar sufrimientos y agonías innecesarios.
  • Y si encima el animal disparado es un lobo, hay que añadir el peligro que representa que éste aún se encuentre malherido y pueda atacar a algún miembro de la partida de caza, que es lo que finalmente ocurre en este vídeo, aunque por lo que se deduce sin consecuencias para las personas. Como cualquier pieza peligrosa, insistimos, existen formas de comprobar que ésta ya no representa ningún riesgo por haber perdido definitivamente la vida.
  • Por último, los cazadores, sean de donde sean, han de mostrar el máximo y escrupuloso respeto por los ejemplares objeto de las acciones cinegéticas, y eso excluye, en el caso que nos ocupa, la repudiable patada al lobo para saber si está muerto, lo que motiva la incorporación del animal, así como las risotadas después del ataque.

En definitiva, y a pesar de que podemos entender la satisfacción por cobrar un lobo en esos parajes tan inhóspitos, donde el cánido compite de tú a tú con el ser humano por sobrevivir en la montaña y su caza es absolutamente legal, no podemos sentirnos en modo alguno identificados con estos señores, ya que con sus acciones han pisoteado la honorabilidad de una afición ancestral como la caza, además de hacer un flaco favor a un colectivo, el cinegético, que no para de recibir críticas en cualquier parte del mundo y para el que imágenes como éstas resultan funestas.