Pasar al contenido principal
Paseaba tranquilamente con su perro cuando fue embestida

Una mujer, malherida tras ser atacada por un jabalí en Cataluña

La mujer paseaba con su perro por la calle cuando fue embestida por el jabalí. A causa de las heridas, fue ingresada en el Hospital de Figueres y tuvo que ser intervenida quirúrgicamente.
Jabalí mujer Girona El cochino salió por sorpresa de un seto mientras la mujer paseaba con su perro.

Nuevo suceso que muestra el peligro asociado a la alta población de jabalíes que vive nuestro país. Este pasado viernes 18 de octubre, un jabalí atacó a una mujer. La afectada, llamada Nieves, caminaba tranquilamente junto a su perro en el municipio de Vilamaniscle, provincia de Girona.

Iba por un camino, cerca de una masía, cuando de forma sorpresiva, el cochino surgió de un seto y la atacó hiriéndola en la pierna izquierda. El jabalí se encontró de frente con un muro de piedra. Al no encontrar una escapatoria, volvió a cebarse con la mujer embistiéndola nuevamente y haciéndola caer al suelo.

El jabalí se perdió entre los matorrales, quedando la víctima tendida en el suelo y sin poder moverse, ya que le animal le rompió la tibia.La mujer entró en pánico, por temor a que el guarro apareciese de nuevo y volviese a atacarle, por lo que comenzó a gritar para pedir auxilio.

Jabalí mujer Girona

(Foto: Elpuntaviu.cat)

Pasó un rato hasta que llegó la ayuda. Acudieron al lugar dos trabajadores del campo que en principio no escucharon los gritos por el ruido del tractor con el que estaba realizando su labor. Una vez que llegaron donde la víctima, se hicieron cargo del perro de Nieves y avisaron a los servicios sanitarios.

¿Hembra con crías?

Tras el ataque sufrido por Nieves, se confirma por enésima vez el problema de la plaga cochinera que asola numerosos puntos del país. En ocasiones, desde diversos sectores suelen utilizarse de forma ventajista este tipo de sucesos para atacar la caza. No obstante, en este caso concreto no se había celebrado cerca de la zona ninguna batida que provocase el movimiento de los animales. Por tanto, la teoría utilizada a menudo por animalistas y ecologistas se cae por su propio peso. Tampoco el perro de la víctima persiguió al cochino, ya que esté surgió de repente de entre los setos. 

Los agricultores que auxiliaron a la mujer sí que examinaron la zona y notaron actividad de crías en el terreno contiguo al camino. El instinto de protección de la hembra de jabalí ante la presencia humana pudo haber sido el desencadenante del violento ataque.