Pasar al contenido principal
durante el Estado de Alarma

Navarra, La Rioja, Aragón y Murcia también autorizan la caza de control

Las comunidades se siguen sumando a la autorización de la caza de especies como el jabalí y el conejo, para paliar los terribles daños en agricultura que están ocasionando durante la cuarentena.
Los jabalíes y los conejos, son las dos especies más dañinas en materia de agricultura en estos momentos en nuestro país. Los jabalíes y los conejos, son las dos especies más dañinas en materia de agricultura en estos momentos en nuestro país.

Si bien comunidades como Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura o Comunidad Valenciana, ya habían aprobado la caza de control sobre especies que están ocasionando auténticos destrozos en cultivos, ahora son Navarra, La Rioja, Aragón y Murcia las que se suman a la lista. 

Navarra autoriza el uso de atrayentes para los jabalíes 

El Gobierno de Navarra ha dado autorización expresa para el control de especies cinegéticas por daños a la agricultura y la ganadería, “a agricultores y ganaderos con licencia de caza durante el estado de alarma”, para el control del conejo mediante hurón y redes o mediante escopetas en esperas en madrigueras; y para el jabalí mediante esperas nocturnas con escopeta o rifle, con el uso de focos para el momento del disparo o con el uso de atrayentes olorosos -siempre que la superficie no sea superior a 10x10 centímetros-.

Las autorizaciones dependerán del Servicio Forestal y Cinegético, quienes podrán conceder autorizaciones excepcionales para el control de daños a los responsables de cotos, que serán llevadas a cabo únicamente por el guarda del acotado en el ejercicio de su prestación laboral y/o profesional, siempre que dicho control se considere imprescindible y que debe llevarse a cabo necesariamente durante la duración del período del estado de alarma.

Asimismo, se podrá autorizar que este control de daños se realice por agricultores y/o ganaderos con licencia de caza en el desarrollo de su actividad laboral para minimizar los daños de su explotación agropecuaria (incluidas en cotos de caza) como refuerzo al control de los guardas si en un momento dado fuera necesario, y así lo estimase el Servicio Forestal y Cinegético.

La Rioja: jabalíes, conejos y corzos 

Entre las medidas excepcionales tomadas por el Gobierno de La Rioja, se autoriza a los Agentes de la Autoridad y Auxiliares (Guardas Rurales), a cazar en el ejercicio de sus funciones en las mismas condiciones que establece la Ley de Caza, y siempre que cuenten con el permiso del titular del coto donde presten sus servicios. Dentro de estas competencias, se incluirá la caza de conejos según los criterios técnicos establecidos por la Dirección General de Biodiversidad.

La decisión del Gobierno de La Rioja supone también la ampliación de la temporada de caza del corzo macho y hembra a rececho, incluyendo la posibilidad de cazar jabalí durante los recechos de corza. Con estas directrices se podrá realizar un control de las poblaciones que provocan daños a los cultivos.

Aragón solo permite la caza a los que residan allí 

La Orden permitirá reanudar los controles poblacionales de jabalí, conejo, corzo, ciervo y cabra montés mediante la acción cinegética y conforme a las disposiciones de la Orden DRS/632/2019, de 27 de mayo, por la que se aprueba el Plan General de Caza para la temporada 2019-2020, así como del Decreto Ley 9/2019, de 8 de octubre, del Gobierno de Aragón, por el que se adoptan medidas extraordinarias y urgentes para el control de la población silvestre de conejo común en Aragón.

La orden solo es aplicable a cazadores que residan en la Comunidad Autónoma de Aragón y en ningún caso podrán formarse grupos de más de dos personas.

Murcia: controlarán los cazadores del propio municipio

La Región de Murcia también se ha sumado a las autorizaciones de controles por daños, en especies como el conejo y el jabalí durante el Estado de Alarma. Labores que solo podrán llevarse a cabo por el personal autorizado. Medio Ambiente ha especificado que para evitar el mayor número de desplazamientos posibles, sean los cazadores residentes en el municipio donde se detecten los daños y la proliferación de las especies, los encargados de llevar a cabo el control. O en su defecto, podrían ser de municipios colindantes.