Pasar al contenido principal
La Federación de Murcia entregó 3.000 € a los damnificados de Lorca

Rececho de arruí con fines solidarios

Pablo Fernández, vicepresidente de la Federación de Caza de Murcia, hizo entrega al alcalde de Lorca, Francisco Jódar, de una ayuda económica a la Mesa Solidaria del Ayuntamiento de Lorca para ayudar a los damnificados por los seísmos y las inundaciones.
Arrui_Lorca_M Para esta causa solidaria se subastó un arruí y su caza en rececho en la Reserva de Sierra Espuña. (Foto: Félix Sánchez)

Jódar detalló que “esta ayuda de 3.000 euros que hoy nos entregan procede de una iniciativa llevada a cabo con un único fin: ayudar a la recuperación de Lorca. Así, la Federación Regional de Caza solicitó a la Comunidad Autónoma la adjudicación directa de un ejemplar de arruí en la Reserva de Caza de Sierra Espuña para ser subastado entre los cazadores federados a nivel nacional, con el compromiso de la CARM de que el ejemplar debía ser medallable, mínimo bronce”.

El alcalde destacó que “la subasta del rececho se realizó con el objetivo de conseguir una puja lo más alta posible, destinando los fondos de manera íntegra a ayudar a los damnificados por los seísmos de mayo de 2011 y las inundaciones de septiembre de 2012, lo que hoy llevan a cabo de manera oficial”.

Jódar quiso dar las gracias a “la Federación de Caza de la Región de Murcia y a todos sus miembros por tan generosa ayuda y por su compromiso y apoyo total a Lorca. La llama de la solidaridad sigue viva gracias a este colectivo que demuestra que la cinegética y la solidaridad no están reñidas ni mucho menos. Con iniciativas como esta, la Mesa Solidaria, que hasta la fecha ha repartido cinco millones de euros entre más de 2.400 familias afectadas, podrá seguir ayudando a aquellos lorquinos que han sufrido las consecuencias de las tragedias acaecidas en Lorca durante los últimos años”.

Desde la Federación de Caza insistieron en que “se debe seguir ayudando a este municipio. De ahí que animáramos a todos los aficionados a la caza mayor a pujar por hacerse con ese trofeo de arruí que se convierte, además de en un bello recuerdo, en un magnífico gesto de solidaridad”.