Pasar al contenido principal
Petición de UNITEGA a la Xunta de Galicia

Que se convoque a todo el sector cinegético

El 13 de abril finalizó el plazo para presentar alegaciones al Anteproyecto de Ley de protección y bienestar de los animales de compañía en Galicia, participando la Federación Gallega de Caza, la Mesa Gallega por la Caza y UNITEGA.
UNITEGA_Xunta_M Pointer durante una jornada de caza menor en Galicia.

Es conveniente recordar que en el penúltimo párrafo de la “Exposición de motivos” de dicho Anteproyecto, se podía leer textualmente los siguiente: “Esta Ley fue objeto de consulta y consenso con las principales asociaciones protectoras de animales y ecologistas, Federación Gallega de Municipios y Provincias, Consejo Gallego de Veterinarios, y sometida al informe del Consejo Gallego de Protección de los Animales Domésticos y Salvajes en Cautividad y al dictamen preceptivo del Consejo Económico y Social de Galicia.”.

Es decir, que se consultó a todos los sectores antes de su publicación, menos al cinegético. Hecho que UNITEGA considera un grave desprecio hacia los cazadores gallegos, que ni siquiera pudieron opinar sobre el texto, mientras que colectivos animalistas o de profesionales que se lucran del cuidado de los animales sí que fueron tenidos en cuenta. Por otra parte, los cazadores gallegos han podido leer recientemente en una conocida revista cinegética cómo la directora general de Conservación de la Naturaleza afirmaba que su intención era que dicho Anteproyecto llegase al Parlamento de Galicia, independientemente de las iniciativas parlamentarias que puedan realizar los diferentes grupos, como un texto muy consensuado y muy pacífico.

La Unión de Tecores de Galicia (UNITEGA) entiende que la Dirección General de Conservación de la Naturaleza tiene una deuda pendiente con el colectivo de los cazadores gallegos, al que se ha dejado al margen desde un principio, por lo que es normal que la publicación de este Anteproyecto haya provocado malestar entre los cazadores y hasta una fuerte polémica en los medios de comunicación y las redes sociales. Lo raro hubiese sido que no pasara lo que ha pasado.

Los cazadores de UNITEGA desconocen si la falta de consulta al colectivo de los cazadores se produjo durante el periodo de la anterior directora general o en el presente, pero lo que está claro es que si se quiere llegar a un grado mínimo de consenso con el sector cinegético, se debería convocar una reunión conjunta de trabajo con todas las entidades que representan a la caza y que han formulado ya sus alegaciones, con el objeto de analizar con todas ellas, al menos, los puntos más conflictivos de este Anteproyecto y tratar de alcanzar ese consenso entre todos.

UNITEGA ha solicitado que dicha reunión se produzca antes de que se publique el preceptivo informe sobre las alegaciones presentadas, las que se aceptan y las que no, y la justificación de esas decisiones. Informe que suponemos estará elaborando ya su Gabinete Jurídico. Pues UNITEGA cree que habrá voluntad para ello por parte de las entidades del sector, entre las que se incluyen la Mesa Gallega por la Caza y UNITEGA.

Todo ello a pesar de que la actual directora general parezca que sólo quiere tener como referente en materia cinegética a la Federación Gallega de Caza, entidad con la que parece encontrase sumamente cómoda, y sobre la que no tiene reparos en decir que es la única entidad que la Xunta reconoce como interlocutora en materia cinegética. Por lo que debemos recordarla aquello de que “hay caza más allá del deporte”, como dice el propio preámbulo de la actual Ley 13/2013 de Caza de Galicia y que parece no haberse leído. Petición que ha solicitado UNITEGA por escrito a la directora general, por considerarlo de justicia y porque entiende que, como colectivo afectado, es un derecho que se le ha negado en la fase previa de redacción del Anteproyecto de Ley de protección y bienestar de los animales de compañía en Galicia. UNITEGA lamenta tener que adoptar esta postura, pero después de esperar un tiempo prudencial y “no ver color”, no queda más remedio que denunciar lo que a todas luces es una injusticia y falta de respeto hacia todos los cazadores gallegos.