Pasar al contenido principal
En La Coruña

Según los animalistas, la plaga de jabalíes urbanos es por culpa de la caza

Los jabalíes llevan tiempo campando a sus anchas por Oleiros y la Zapateira, dos localidades coruñesas. Según los animalistas, esta creciente sobrepoblación en zonas pobladas es por culpa de los cazadores.
Plaga jabalíes caza La creciente población de suidos está afectando al área urbana de La Coruña.

La Asociación Animalista Libera se atreve a realizar esta afirmación tras los numerosos casos de avistamientos que se están produciendo en las inmediaciones del área urbana de La Coruña, concretamente en Oleiros y Zapateira.

Según Libera, la plaga de cochinos que asola esta comarca gallega se debe a “la ampliación de la temporada de caza y las batidas”. Afirman además que la Ley de Caza de Galicia redujo las franjas de seguridad de 200 a 100 metros de parques, viviendas y cualquier parcela de uso ciudadano. A raíz de ellos, los radicales justifican que los jabalíes “tienen menor espacio disponible para refugiarse y encontrar alimento, escogiendo zonas seguras como los propios parques, campos de fútbol o las zonas verdes de estas agrupaciones de chalets”.

En lo que Libera no repara es en que la sobrepoblación de jabalíes es un problema generalizado en todo el territorio español. Asimismo, la abundancia de cochinos y sus incursiones en zonas urbanas se producen en cada momento del año. En Libera no explican tampoco el motivo por el cual las invasiones en pueblos y ciudades también se dan cuando la temporada de monterías y batidas no está abierta.

Medidas "más éticas"

Mientras tanto, desde Libera defienden otro tipo de medidas para reducir la plaga y alejar los jabalíes de áreas urbanas. Por lo general, los colectivos animalistas suelen abogar por las capturas de vivo, que luego vuelven a generar el problema, o incluso por las famosas vacunas contraceptivas, de las cuales ha quedado demostrada su ineficacia. A su juicio es necesario optar por reducir la presión cinegética de forma “ética”.

Libera ha solicitado reunirse con la Diputación de La Coruña para presentarle este paquete de medidas. Siguen en sus trece y argumentan de forma falsa que la mayoría de los avistamientos se producen en las horas posteriores a la realización de jornadas venatorias.

Nuevamente, proclaman una mentira sin contrastar. Como hemos señalado, las incursiones, atropellos o ataques de jabalíes llegan cuando las batidas se han celebrado hace tiempo, o varios días antes. Por ejemplo, casi a diario hay accidentes con todo tipo de fauna que no guarda ninguna relación con la acción venatoria. Los datos demuestran que esta problemática viene a lo largo de todo el año, no solo en temporada de mayor.

Plaga jabalíes caza

Por tanto, los animalistas instan a las autoridades a “exigir responsabilidades” patrimoniales a los cotos de caza y las sociedades de cazadores, ya que son estas entidades las encargadas de la gestión poblacional. 

Hace algunos meses, FAPAS también perpetró otro frontal ataque contra el colectivo. En este caso, a través de un incendiario artículo, el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes afirmaba que es posible “morir en la carretera, quedar tetrapléjico o simplemente con el coche hecho una chatarra a causa de la actividad  cinegética que realizan unas personas para satisfacer su diversión”

Asimismo, en la línea de Libera, aseguraban también que la actividad cinegética es la culpable de las superpoblaciones, que hasta ahora se gestionan “a base de matar y matar más”