Pasar al contenido principal
En Cantabria

Un corzo se pasea por el centro de Torrelavega

Dos horas estuvo el corzo paseando por el centro de Torrelavega (Cantabria) ante el estupor de los viandante hasta que fue capturado con una red y entregado a la Dirección General de Montes para su suelta en la naturaleza.
corzo-torrelavega-M En esta fotografía de Luis Palomeque vemos la calle Pablo Garnica y la iglesia de la Nuestra Señora de la Asunción una de las zonas en las que se pudo ver al corzo.

Torrelavega es un valle rodeado de parajes naturales y es habitual que merodeen los jabalíes por el extrarradio. Lo que no es normal es que un corzo se pasee por el centro de la ciudad, como ocurrió ayer. Tras una persecución de dos horas, que dejó perplejos a muchos viandantes, el animal, un macho de unos dos años, fue capturado con una red y entregado a la Dirección General de Montes para su suelta en la naturaleza, según informa El Diario Montañes.

Una llamada de un vecino alertó a la Policía Local de la presencia del corzo deambulando por la calle Pablo Garnica, en torno a las once de la mañana. El animal se dirigió después a José María Pereda, Cuatro Caminos y La Viña, siempre en el corazón de la ciudad. Los agentes iniciaron entonces el operativo para conducir el animal fuera del centro urbano y capturarle, ayudados por miembros del servicio veterinario del Mercado Nacional de Ganados y el Centro Canino Besaya.

Al corzo se le vio después por zonas como el Ferial de Ganados, el pabellón Río Viar y el colegio público José Luis Hidalgo, en el barrio de Nueva Ciudad. Después de no pocos giros y cabriolas, también se le pudo ver por fincas de Tanos y terminó metiéndose en el jardín de una casa de Campuzano, en un zarzal existente entre la vivienda y el garaje, momento que aprovecharon los perseguidores para, armados de paciencia, darle ‘caza’ con una gran red que habían recogido en el Mercado Nacional de Ganados.

Según el concejal de Medio Ambiente y Salud Pública, José Luis Urraca, que dirigió el dispositivo, el animal no sufrió ningún daño, dado que la persecución se realizó "con mucho respeto". El edil reconoció a este periódico que la presencia del corzo en el centro de la ciudad fue algo "nada habitual", todo lo contrario de lo que ocurre en zonas del extrarradio con los jabalíes, que de vez en cuando se dejan ver en algunas calles de los barrios.