Pasar al contenido principal
Ha sido confirmado por la Guardia Civil

Un menor de 12 años, autor del disparo accidental que hirió a un cazador en Ciudad Real

Ayer mismo informábamos de un accidente donde un cazador de 64 años resultó herido el domingo 11 de noviembre por un impacto de bala en el pecho mientras se desarrollaba una jornada cinegética en Almodóvar del Campo (Ciudad Real).
Menor_cazador_herido_M Vista de un cazador en un puesto de montería apuntando con una escopeta a la espera de las reses.

Tras las pertinentes investigaciones puestas en marcha, la Guardia Civil ha confirmado que el autor del disparo fue un menor de edad de entre 11 y 12 años. Sin duda, no son éstas las noticias que nos gusta dar, ni de accidentes de caza ni de menores implicados en los mismos, pero en un momento de tanta crítica y criminalización de la caza y los cazadores por parte de los radicales anticaza, debemos ser los propios aficionados a la actividad venatoria los primos en mostrar nuestro rechazo ante hechos de esta naturaleza.

 

Seguridad ante todo

 

También la Federación de Caza de Castilla-La Mancha, con la que este medio se ha puesto en contacto, ha mostrado su postura. Su presidente, Agustín Rabadán, ha lamentado el suceso, a la vez que ha hecho un llamamiento abogando por el "firme cumplimiento de la normativa" y ha pedido que se extreme la precaución a la hora de llevar a cabo cualquier cacería. "Queremos que las normas no solo se escriban, sino que se cumplan. La seguridad debe primar ante todo", ha remarcado Rabadán.

 

Volviendo al tema, las investigaciones han arrojado más respuestas. El joven, que estaba a cargo de un adulto, presumiblemente su padre, disparó con una escopeta y alcanzó de rebote al hombre, que fue herido por una esquirla de la bala. El representante federativo ha reiterado también que el papel de los cazadores experimentados es fundamental y que "los adultos deben responsabilizarse e inculcar a los más jóvenes la verdadera ética de la caza". Rabadán ha incidido en que este suceso es algo “puntual debido seguramente a algún exceso de confianza y a cierta falta de supervisión”, aspectos que, a juicio del presidente de la FCCM, son "indispensables".

 

En Castilla-La Mancha, la legislación permite cazar a los menores a partir de 14 años, con permiso de armas y bajo la supervisión de un adulto hasta que cumplan los 18. Cualquier persona puede asistir a las cacerías como acompañante, aunque en ninguno de los casos pueden portar armas y, menos aún, utilizarlas. En estos casos, la Federación de Caza regional dispone de seguros para el acompañante por el riesgo que asume.

 

En cuanto al herido, ingresado en la UCI del Hospital General de Ciudad Real, el medio lanzadigital.com ha citado que se encuentra "estable dentro de la gravedad".

 

Cazador en una montería.

 

Desde el Área de Caza de Grupo V deseamos una pronta recuperación al cazador herido y esperamos que sucesos de este tipo no se repitan, primero por los peligros que entrañan y, segundo, por el lugar en el que dejan al colectivo cazador, que no dudamos será atacado por el animalismo radical ante estos acontecimientos. Precisamente, en los últimos tiempos han hecho gala de este ventajismo. A mediados de octubre, utilizaron el fallecimiento de un menor de 13 años por un accidente durante una cacería e, incluso, numerosos animalistas celebraron de forma repugnante el suceso.

 

Por último, a nadie se le escapa que debemos enseñar a los más jóvenes el correcto manejo de las armas y las más elementales normas de seguridad, pero eso no implica incumplir la legalidad y dejar a un chaval que tire en una montería.