Pasar al contenido principal
Ha ocurrido en Los Yébenes, Toledo

Tres furtivos arrojan los conejos por la ventanilla mientras son perseguidos

Los furtivos fueron sorprendidos mientras estaban capturando conejos de forma ilegal. Al ser pillados se dieron a la fuga y, mientras eran perseguidos por el guarda de caza y el vigilante, iban arrojando las piezas furtiveadas por la ventanilla del coche.
Tres furtivos arrojan los conejos por la ventanilla mientras son perseguidos Imagen del material confiscado a los tres furtivos (foto: Guardia Civil).

Tres hombres están siendo investigados por la Guardia Civil tras ser sorprendidos furtiveando conejos en un coto privado de Los Yébenes (Toledo). Los tres delincuentes, de edades comprendidas entre los 44 y los 58 años, no tenían autorización para capturar los ejemplares, y estaban usando hurones y capillos.

Fueron pillados en plena acción furtiva por el guarda de caza y el vigilante del coto, en el paraje conocido como ‘Las Tejeras’. Cuando llegaron ante ellos y trataron de identificarles, los furtivos se negaron y huyeron a toda velocidad en un vehículo.

Comenzó entonces una persecución. El guarda y el vigilante, a la vez que información al Seprona de Los Yébenes de lo sucedido, iban siguiendo las instrucciones que les daban desde la citada comandancia.

Lanzaban los conejos durante la persecución

Durante la huida por la carretera CM-4025, que une las localidades de Los Yébenes y Consuegra, los tres investigados iban arrojando por la ventanilla del coche los conejos furtiveados con la intención de deshacerse de las pruebas del delito.

Los agentes de la Guardia Civil avisaron también a la Policía Local de Consuegra, ya que los furtivos iban en dirección a esa localidad. Una de estas patrullas consiguió interceptar a los delincuentes, ya dentro del propio casco urbano.

Poco después llegaron el guarda y el vigilante, así como los miembros del Seprona. Tras ser identificados, pudo comprobarse que uno de ellos tenía antecedentes policiales. Durante la inspección, los agentes hallaron en el interior del coche 15 capillos y 2 hurones en una caja de madera. También pudieron recuperarse los conejos furtiveados y que, los delincuentes habían arrojado durante la huida.

El Seprona, que confiscó todo el material a los furtivos, ha puesto las diligencias obtenidas a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Guardia de Orgaz.