Pasar al contenido principal
Adecana hace balance de la situación de la caza y de la gestión gubernamental en Navarra

Hartos de medidas contra la caza y los cazadores

Navarra tiene todos los mimbres para ser una de las comunidades punteras de España en materia de caza porque tiene un hábitat increíble y variado, así como un colectivo de casi 30.000 cazadores que con gran afición la practican socialmente.

Pero los cazadores navarros llevamos unos treinta años viendo cómo una mala gestión va a conseguir acabar con la actividad cinegética, y esto es algo que desde Adecana no estamos dispuestos a consentir.

Cambios por parte de la Administración

Hay muchos temas sobre los que la Administracion debería de dar un cambio total de rumbo, como todas las pegas que pone para autogestionar los cotos, tal y como establece la ley, la prohibición de caza de especies en las ZEC y los LICS cuando dijeron que respetarían los aprovechamientos hasta entonces existentes. También la normativa que se ha modificado recientemente acerca de la responsabilidad por los accidentes con jabalíes si ha habido batidas de caza mayor, cuando precisamente los cazadores somos la solución, no el problema que lo ocasiona, al eliminar el exceso de jabalíes. ¿Se imaginan los ciudadanos qué pasaría si nos negáramos a cazar jabalíes y conejos? Que su población en un par de años se triplicaría y entonces esto sería una debacle. Los cazadores navarros no estamos dispuestos a que sólo se nos quiera para eliminar animales que causan problemas y se nos intente limitar el resto de las especies.

Un ejemplo palmario de ineficacia, los POC

Un ejemplo muy claro de que no se están haciendo bien las cosas son los Planes de Ordenación Cinegética, que si bien en teoría deberían ser un instrumento de mejora del hábitat, y de gestión integral del territorio, en la práctica sólo sirven para el conteo de animales. Hoy en día a los cazadores los POC nos cuestan mucho dinero, tiempo en conteos, etc., pudiendo resumirse su utilidad en un plano del coto donde vengan los aparcamientos, las distintas zonas de caza, el calendario anual y cuatro normas; todo lo demás es paja y la prueba es que no han servido para mejorar la caza o los problemas de ésta desde que fueron implantados.

La controversia de la caza de la perdiz

Una gran polémica y descontento está creando entre los cazadores la medida impuesta en la orden de vedas de este año al limitar con carácter general a un máximo de dos días la caza de la perdiz, que precisamente comenzó el 1 de noviembre, pudiendo ampliarse a cuatro días si se cumplían haber acreditado haber trabajado en mejoras de su hábitat, en control de predadores, así como haber presentado unos calendarios adecuados, pero en la práctica el Departamento de Medio Ambiente a la gran mayoría de los cotos les ha concedido únicamente dos días, a pesar de haber acreditado los trabajos que se exigían. En los cotos de caza donde no hay perdiz suficiente los cazadores somos los primeros en no cazar, pero donde gracias al trabajo de todo el año hay una población susceptible de un aprovechamiento sostenible, tenemos todo el derecho a que se nos den algunos días más. No hay derecho a que haya cotos donde al escudarse en conteos generales por regiones, no se ha tenido en cuenta los datos de los conteos y datos de capturas anuales que efectuamos con los técnicos en nuestros cotos, y que en muchos casos daban de sobra para poder haber cazado tres, cuatro, cinco o seis días. El colectivo está muy disgustado porque la Administración Foral, a sabiendas de que el problema de la perdiz está ocasionado por la degeneración del hábitat de la estepa cerealista, cuya competencia es del Gobierno, carga únicamente en la limitación de su caza la pretendida solución a su problema.

Mejora de hábitats y perdices

Hace unos meses Medio Ambiente sacó una orden foral de subvenciones para mejoras de hábitat y muchas sociedades de cazadores se apuntaron a ellas gastándose mucho dinero con el fin de mejorar sus cotos, pero con esta forma de actuar en contra de los cazadores lo que van a conseguir es cargarse las ayudas para el año que viene, ya que nadie en su sano juicio va a volver a gastarlo si sabe que trabaje lo que trabaje le van a tratar igual que el que no hace nada, y sin embargo también le dan los dos días. ¿Qué pretenden con esto? ¿Que un cazador esté todo el año trabajando y pagar a veces una cantidad importante de dinero para mejorar el hábitat del coto y mantenga todo el año un perro de caza para que se le permita cazar únicamente dos días la perdiz roja? Con este tipo de actuaciones lo único que van a conseguir es empeorar la situación de la perdiz. Desde la Asociación de Cazadores de Navarra defendemos que Medio Ambiente tiene que determinar los días de caza en función de los conteos y datos de capturas anuales para no estar todas las temporadas discutiendo días de caza generalizados. A nuestro entender, Medio Ambiente no tiene en cuenta si un coto tiene pocos o muchos cazadores de perdiz, si en una zona ha habido o no pedregadas, o que gracias a que se perrea sin escopeta los fines de semana anteriores a la apertura las perdices están tan avisadas que al menor movimiento se refugian en las zonas protegidas, o que como salga un día de niebla tan típica de esta época no se permite cazar.

A propósito de la guardería

Nos está dando la sensación de que lo que quieren es que después de que conseguimos que el guarda sólo fuera obligatorio para ciertas funciones, como conteos, recechos etc., con este tipo de medidas lo que quieren es “metérnoslo con calzador” o “vendernos días de perdiz a cambio de guarda”, ya que casualmente a los cotos que tienen guarda fijo les han dado muchas más facilidades para cazar. Sin embargo, a los que no lo tienen pero que con trabajo hecho por sus socios han conseguido tener unas buenas poblaciones, se las deniegan, y esto es algo que no debemos consentir y es objeto de esta crítica. De hecho, con este tipo de medidas cada año se cazan muy pocas perdices pero por lo menos la gente se entretiene paseando por el campo, y donde no se caza, no es que no sólo no aumenta, sino que cada vez van quedando menos hasta ser meramente testimoniales. Desde Adecana podemos asegurar que dado que los cazadores somos los únicos que luchamos por la perdiz, si dejamos de cazarla ésta desaparecerá, y será por culpa de la Administración que no ha hecho lo que tenía que hacer en la defensa de su hábitat, como le exige la ley aplicable. Éste es el sentir del colectivo, que cada vez está más harto de este tipo de medidas que van en contra de la caza y los cazadores.