Pasar al contenido principal
Y otro hombre ha resultado herido en Navarra

Muere un cazador de 21 años en Ourense tras dispararse su escopeta por accidente

Los servicios sanitarios no pudieron hacer nada por salvar la vida del joven cazador, que murió después de que el arma se le disparase de forma accidental. En Navarra, el herido fue alcanzado por el disparo fortuito de un compañero.
Cazador muere Ourense El joven se encontraba cazando en el monte con un compañero cuando se le disparó el arma.

Este pasado fin de semana, se han registrado dos accidentes de caza en nuestro país. En el primero de ellos, que se ha producido en Ourense, un joven cazador de 21 años moría después de que su arma se disparase de forma accidental y le alcanzase de lleno en el pulmón. Según han señalado varias fuentes, era el primer año que este aficionado practicaba la caza tras obtener su licencia y permisos reglamentarios.

El suceso ocurrió el domingo 24 de noviembre sobre las seis de la tarde, en las inmediaciones del municipio de Chandrexa de Queixa, concretamente en la parroquia de Requeixo.

El hombre se encontraba cazando en el alto de Os Chaos. Nada más producirse el percance, fue un compañero del accidentado quien avisó al Servicio de Emergencias del 112 de Galicia. Rápidamente, se  movilizaron efectivos de las Urgencias Sanitarias de Galicia-061, de Protección Civil de la localidad, del GES de Castro Caldelas y varios agentes de la Guardia Civil.

Los profesionales médicos trataron de reanimar a la víctima durante un rato, pero no pudieron hacer nada por salvarle la vida y murió prácticamente en el acto.

Otro hombre herido en Navarra

El otro percance tuvo lugar también el domingo 24 de noviembre en el municipio de Castejón, en la provincia de Navarra. En este caso, sobre las cuatro de la tarde, un hombre de 38 años se encontraba acompañando a un amigo durante una jornada de menor. En un momento, fue alcanzado de manera fortuita por un disparo de escopeta. Recibió el impacto en el tórax.

Hasta el lugar del suceso se trasladaron patrullas de protección del Medio Ambiente, de Seguridad Ciudadana y miembros de la Policía Judicial de Tudela. Estos últimos fueron los encargados de llevar a cabo la investigación para esclarecer la causa de los hechos, aunque todo hace indicar que, en efecto, se trata de un percance fortuito.

El hombre, herido de gravedad, fue atendido en la zona debido a la importante cantidad de sangre que perdió. No obstante y, por suerte, ninguna de las heridas sufridas suponía riesgo para su vida. 

Poco después, fue trasladado en helicóptero al Complejo Hospitalario de Navarra, en la ciudad de Pamplona. Allí, se recupera favorablemente.