Pasar al contenido principal
Ambas formaciones cargan contra el silvestrismo y piden su prohibición

PACMA y Podemos le declaran la guerra a los silvestristas

El fin del silvestrismo es el nuevo objetivo de animalistas y anticaza. Y es que PACMA y Podemos han decidido declararle la guerra al silvestrismo y a todos aquellos que practican esta modalidad.

Por un lado, el partido animalista no ha dejado pasar ni unas horas para volver a cargar contra la caza. Si ayer mismo lanzaba graves ofensas a nuestra actividad tras la exitosa manifestación de Valencia, ahora ha criticado la celebración del  XXIV Campeonato de España de Silvestrismo.

La formación liderada por la radical Silvia Barquero ha afirmado en su página web que "es muy grave que en España se autorice una práctica nociva para los animales como el silvestrismo", apuntando también que "perjudica a los ejemplares y a nuestra imagen como país".

Asimismo, PACMA señala que se trata de una práctica no permitida en toda Europa y que las autoridades comunitarias prohíben "matar o capturar de forma intencionada, sea cual fuera el método empleado, todas las especies de aves que viven normalmente en estado salvaje en el territorio europeo".

No obstante, lo que los animalistas olvidan es que la propia directiva europea contempla la autorización de las capturas como excepción cuando son necesarias para mantener una actividad cultural como es, en este caso, el silvestrismo.

Podemos, por su parte, ha actuado incluso de forma más dura y ha pedido en el Congreso de los Diputados la prohibición de esta modalidad.

Desde el partido morado culpan a los silvestristas del descenso poblacional de fringílidas y de dañar a los pájaros. Afirmaciones falsas, según apunta la Plataforma en Defensa del Silvestrismo, aclarando que "las redes de capturas empleadas son métodos homologados por su selectividad, a diferencia de los empleados por colectivos ecologistas, como la propia SEO Birdlifie, para el anillamiento de aves silvestres en el medio natural".

Para defender su actividad, la Plataforma recuerda que la modalidad cumple con la Directiva AVES al extraer menos de un uno por ciento del total de fringílidas muertas en un año y hacerlo mediante métodos selectivos.

El presidente de la entidad, José María Mancheño, considera que "la iniciativa de Unidos Podemos responde a una suerte de oportunismo en un contexto en que los movimientos ecologistas quieren presionar al Gobierno Central y las Administraciones Autonómicas ante el último dictamen de la Comisión Europea contra el Silvestrismo, y al que deben contestar en las próximas semanas".