Pasar al contenido principal

Tras los corzos alemanes, con los nuevos visores Swarovski Z8i

Hacía años que no viajaba con Swarovski Optik para el test de alguna de sus fantásticas ópticas de caza, hasta el pasado 17 de mayo, cuando aterricé en tierras alemanas para participar en la puesta de largo, tras los corzos, de sus nuevos visores Z8i.
Swarovski_Z8i_G Apuntando a un corzo en Alemania a través de un visor Swarovski Z8i 1,7-13,3-42 y detalle de uno de los trofeos abatidos.

Que Swarovski Optik está en la cima en cuanto a calidad, diseño y prestaciones de sus ópticas creadas para la caza es algo que nadie puede dudar a estas alturas, por eso cuando has tenido en tus manos y admirado su última obra maestra, la nueva gama de visores Z8i, cuando es la propia Carina Schiestl-Swarovski quien firma tu invitación al evento organizado para la prensa especializada mundial con motivo del lanzamiento de estos visores de caza y cuando vas a ser huésped del príncipe de Oettingen-Spielberg y recechar corzos en las 10.000 hectáreas con que cuenta su cazadero, el honor resulta mayúsculo al ser el único representante español convocado y por nada del mundo entra en tus planes no acudir a la cita en Oettingen in Bayern, capital del condado bávaro de Oettingen, que se encuentra a poco menos de dos horas de Múnich y a la que llegué el 17 de mayo junto a otros compañeros de distintas nacionalidades (cuatro franceses, cuatro rusos, un italiano, un sudafricano y un inglés).

Presentación y puesta a tiro de las armas

Tras ser acomodados en estancias propias del espectacular castillo de Oettingen, las cuales conservan todo el encanto de su larga y apasionante historia, en la sala de reuniones procedimos a las presentaciones, entre periodistas y con el equipo de trabajo de Swarovski Optik desplazado desde Absam para la ocasión (Markus, Viktoria, Thomas y Daniela), y posteriormente comimos algo para afrontar con garantías el intenso programa que teníamos por delante, hasta el almuerzo del 19 de mayo en el que concluía el evento.

Divididos en dos grupos, mientras unos asistíamos en la misma sala a la presentación de los Z8i por parte de Markus, otros verificaban la puesta a tiro de sus equipos para la caza en un campo a pocos kilómetros de la localidad, y luego al revés, hasta haber recibido todos las nociones principales de estos magníficos y versátiles visores y tener las armas y visores a punto para la primera salida corcera.

Comentar que ya en el almuerzo recibimos la visita del príncipe heredero Franz Albrecht Oettingen-Spielberg, quien además de darnos la bienvenida y de charlar y comer con nosotros, nos informó de los detalles relacionados con la caza, haciendo especial hincapié en la seguridad durante los recechos y aguardos y en las piezas que se podrían abatir durante éstos (corzos machos adultos y hembras y machos de un año, así como jabalíes de entre 20 y 50 kilos).

Debido a que las características de los Z8i ya han sido ampliamente descritas en un reportaje en esta misma web, y como la charla recibida fue muy similar a la que Xavier Esteller, distribuidor de Swarovski Optik para nuestro país, nos ofreció en una cena a la prensa especializada en Madrid con motivo de la última edición de la feria Cinegética, si desean una información más detallada del producto les emplazo a que pinchen aquí.

De caza en Baviera

Fueron tres las salidas de caza que realizamos los componentes del grupo, dos de tarde y una de mañana, cada uno de nosotros acompañado por un guía o profesional que demostró su gran conocimiento de las especies a cobrar y un perfecto control del área asignada, contribuyendo entre todos a que los recechos y esperas culminasen con más de treinta animales abatidos, cuando la estimación que habían hecho rondaba los veinte.

Bellos bosques caducifolios cuyos árboles estrenaban hoja, oscuras forestas de coníferas con algunos claros en su interior, grandes extensiones de diferentes cultivos (colza, trigo, maíz...), praderías y regueros salpicadas aquí y allá... En definitiva, un hermoso mosaico natural, con importantes aprovechamientos agrícolas y forestales, en el que, a rececho o subidos en las muchas torretas con que cuenta el área de caza, pudimos corroborar una enorme densidad corcera, la cual se vio reflejada primero en una amplia dependencia destinada al tratamiento de los animales cobrados y después en el tapiz conformado para la ceremonia en su honor, en el que sólo estaban los trece machos de corzo trofeo (de calidad media-baja) y los dos jabalíes abatidos.

Respecto a mi aportación, fue muy discreta, con un par de jóvenes corzas cazadas y gracias, aunque disfruté de lo lindo con los dos ‘equipazos’ que pude probar, en la primera tarde y a la mañana siguiente un Mannlicher SM12 del .270 que tenía montado un Z8i 1,7-13,3-42, en la última tarde un Blaser R8 del .308 con un Z8i 2,3-18x56, y además provisto en todo momento con la última versión de los prismáticos Swarovski EL Range 10x42. Ni que decir tiene que las sensaciones que me dejaron tanto visores como prismáticos fueron increíbles, siendo tan altas las cotas de calidad alcanzadas por la marca austriaca del azor, tan impresionantes los rendimientos que otorgan al cazador, que parece de lo más acertado el eslogan “see the unseen” (“ve lo invisible”).

También en el MSZU de Ulm

Y como si el programa no fuese ya de por sí atractivo, para testar más a fondo los Z8i y llevarlos al límite, el segundo día, tras el rececho mañanero, nos desplazamos al Müller Schießzentrum Ulm (MSZU) para hacer pruebas de tiro a larga y corta distancia en las sus inigualables instalaciones. También divididos en dos grupos, recibimos, por una parte, una instructiva lección de tiro en movimiento en el shooting cinema a cargo de Franz Albrecht, cuyos vídeos cazando jabalíes lo han hecho mundialmente conocido entre los aficionados a la práctica venatoria, y, por otra, una sesión de tiro a media y larga distancia.

Destacar que en la primera de las propuestas, comprobamos las virtudes de la innovadora retícula Flexchange 4A-IF, primera retícula intercambiable especialmente desarrollada por Swarovski Optik para monterías y batidas y que con sólo pulsar un botón se activa o desactiva un anillo luminoso. Respecto a la segunda, y gracias a la torreta balística flex (BTF), que permite responder a cualquier eventualidad, las agrupaciones tanto a 100 como a 300 metros resultaron más que satisfactorias.

El mejor broche posible

Después de cazar y tirar en los dos primeros y completísimos días de convocatoria, para el 19 de mayo, jornada de despedida de nuestro grupo y de llegada de periodistas de otros países, la agenda fue más relajada pero no menos atractiva, pues al desayuno siguió una interesantísima visita a las dependencias principales del castillo, con una agradable guía que nos ilustró sobre la apasionante historia del mismo, así como del condado y de la familia que ha estado al frente del mismo durante siglos.

Al término de esta actividad llegó Carina Schiestl-Swarovski, CEO de Swarovski Optik y con quien estuvimos departiendo animadamente durante un rato, hasta que llegó el momento de hacer honor a las piezas abatidas durante nuestra estancia en estos pagos alemanes, para lo cual también se personó el príncipe heredero Franz Albrecht, quien dirigió la siempre hermosa ceremonia que se brinda a los animales cazados en Centroeuropa. A esto siguió un cóctel, y al mismo una estupenda comida en el castillo, con la cual se dieron por concluidos estos Swarovski Optik Hunting Days en Oettingen.

No quisiera finalizar estas líneas sin mostrar mi más sincero agradecimiento a Carina Schiestl-Swarovski y a todo el equipo de Swarovski Optik allí desplazado, a Franz Albrecht Oettingen-Spielberg y al personal que trabaja para él, a Esteller, importador de la marca en España, por hacer posible este viaje, así como a todos los colegas periodistas con los que he compartido estas fructíferas jornadas en Alemania.

(Texto y fotos: José María García Medina)