Pasar al contenido principal
Desarrollado por ADECANA en colaboración con la UNAC

Presentan un proyecto para salvar la perdiz roja

La Asociación de Cazadores de Navarra (ADECANA) presentó recientemente el proyecto Salvemos la Perdiz, cuyo objetivo es proteger fauna que habita en los campos de la comunidad foral.

Una iniciativa que ha sido desarrollada en colaboración con la Unión Nacional de Asociaciones de Caza (UNAC).

La entidad navarra determina en primer lugar cuáles han sido los principales problemas que han provocado una reducción en la población de patirrojas los últimos 50 años. Entre ellos, destaca la degeneración del hábitat.

Este hecho se debe, según ADECANA, a la agricultura moderna, los regadíos, unas concentraciones parcelarias muy agresivas con el medio, y los métodos de laboreo, recolección, recogida de los cultivos y de la paja, así como al abuso de fitosanitarios y herbicidas. A los anteriores aspectos hay que sumar el exceso de predadores.

Proponen medidas

Ante esta problemática, los cazadores navarros consideran fundamental que la Administración elabore y apruebe una legislación que establezca las pautas que los agricultores deben seguir a la hora de desarrollar su actividad profesional.. Estas son algunas de las medidas concretas que ha propuesto ADECANA:

 

  • Incentivos o subvenciones a los agricultores por acogerse a medidas de eco condicionalidad, así como difusión de las mismas.
  • No permitir cosechar ni recoger la paja de noche, ya que los animales salvajes, tanto los de carácter cinegético como los restantes que pueblan nuestros campos, con el ruido y los focos de la maquinaria, entran en pánico, se desorientan muy fácilmente y acaban engullidos por las cosechadoras.
  • Limitar la velocidad máxima que se pueda desarrollar en este tipo de trabajos, así como la anchura de los rastrillos empleados en la recolección, ya que tanto la excesiva rapidez con la que trabajan, como la referida anchura del corte causan graves afecciones medioambientales.
  • Recuperación y conservación de las cañadas ya que son un espacio fundamental para la fauna.
  • Recuperación de liceos comunales apropiados ilegalmente para las parcelas.
  • Obligación de dejar una mínima altura de la paja en el corte.
  • Subvencionar que se dejen 5 metros sin cosechar para refugio de la fauna.
  • Control de predadores mucho más exhaustivo, zorros y demás especies.
  • Recolocar conejos en todos los cotos susceptibles para ello para evitar que el efecto predación se cebe solo con la perdiz.