Pasar al contenido principal
La Declaración de Milán fue aprobada en la última Asamblea General del CIC, donde Bernard Lozé fue reelegido como presidente

'Cazadores unidos frente a los delitos contra la vida silvestre’

La 61 edición de la Asamblea General del Consejo Internacional de la Caza (CIC), celebrada en Milán bajo el lema “Juventud, caza y biodiversidad”, terminó el 26 de abril tras cuatro días de intensas deliberaciones entre 450 participantes de todo el mundo.
Asamblea_CIC_G Los elefantes siguen siendo masacrados en África por los furtivos. (Imagen: CIC)

Bernard Lozé fue reelegido para un segundo mandato como presidente del CIC. Junto con un gran equipo de expertos internacionales, Lozé dirigirá el CIC para lograr unos objetivos ambiciosos marcados en el nuevo Plan de Campaña del CIC de cuatro años anunciado durante la sesión de apertura.

El presidente Lozé explicó “que los esfuerzos de dirección del CIC apuntarán en seis áreas estratégicas: el reconocimiento de la caza como Patrimonio Vivo Humano; la conservación de la vida silvestre a través de las opciones de uso sostenible basadas en la ciencia; el fortalecimiento de la Asociación de Colaboración en Manejo de Vida Silvestre Sostenible; la creación de una sólida base financiera a través del Fondo de Conservación del CIC; aumentar la afiliación estatal, en particular en África y Asia; y, finalmente, la plasmación de la ‘Declaración de Milán: Cazadores unidos frente a los delitos contra la vida silvestre’ en planes de acción en países de África y Asia para reducir delitos contra la vida silvestre ".

“Algunas reuniones internacionales muy publicitadas a nivel gubernamental descuidan el papel crucial de la comunidad de la caza y las necesidades reales sobre el terreno en la lucha contra los delitos de vida silvestre", dijo Lozé. “Destruir las existencias de marfil en Nueva York, Londres, Sydney o Berlín no supone nada en cuanto a la prevención de la masacre de elefantes en África”, prosiguió el presidente del CIC.

Benson Kibonde, responsable de la Reserva de Caza de Selous (Tanzania), confirmó lo anterior a través de las siguientes palabras: “todas las cumbres recientes hicieron hincapié en la necesidad de grandes cantidades de dinero para combatir el crimen contra la fauna, pero por lo general los fondos no han llegado a la línea del frente”.

"Los cazadores se encuentran sobre el terreno en la mayoría de áreas muy amenazadas en África, y desde hace muchos años realizan grandes esfuerzos contra la caza furtiva, cooperando con los organismos de conservación y cumplimiento de la ley", dijo Bernard Lozé. Así mismo, destacó que la ‘Declaración de Milán’ fue aprobada por unanimidad en la sesión de clausura de la Asamblea General del CIC. Igualmente, el máximo dirigente del CIC anunció el nuevo Fondo para la Conservación CIC.

En las sesiones técnicas de la Asamblea General se debatieron cuestiones como la certificación de la caza sostenible, la economía de la gestión sostenible de la vida silvestre, la conservación de mamíferos transfronterizos en cooperación con la Convención sobre Especies Migratorias, el uso de munición sin plomo, una amplia cooperación internacional en la protección de las aves migratorias a lo largo de sus rutas migratorias, entre muchos otros temas.

La División del CIC de Cultura anunció un simposio para los museos de caza el 19 y 20 marzo de 2015 en París, organizado en colaboración con el ‘Musée de la Chasse et de la Nature Fondation Sommer’.

Durante la sesión de clausura de la Asamblea General, Bernard Lozé y Yan Xun, jefe adjunto del Departamento de Conservación de la Fauna y la Naturaleza de la Administración Estatal de Silvicultura de China, firmaron un acuerdo de cooperación, siendo este hecho un hito en la relación entre la Administración Forestal Estatal de China y el CIC.

Por último, la sede de la Asamblea General del CIC en 2015 será Sofía (Bulgaria), en colaboración con la Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE), bajo el lema "Vida silvestre saludable - Gente sana”.