Pasar al contenido principal
Moción socialista en Soria para que la responsabilidad de los accidentes de tráfico con fauna cinegética siga recayendo mayoritariamente en los titulares de aprovechamientos cinegéticos

El PSOE, contra los cazadores

El Grupo Socialista en Soria, a través de su portavoz, Ángel Núñez, y ante el hecho de que la nueva Ley de Seguridad Vial se encuentra en su fase final de tramitación, ha presentado una moción en la que solicita que se mantenga la regulación actual.
Reportaje_MocionPSOE_G Corza muerta junto a una carretera tras colisionar con un vehículo.

De esta manera, los socialistas de Soria (provincia con el mayor número de accidentes de tráfico con especies cinegéticas de todo el país) pretenden que “se suprima el apartado diecinueve del Proyecto de Ley por la que se modifica el texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, que varía la Disposición Adicional Novena de esa norma, referente a “Responsabilidad en accidentes de tráfico por atropellos de especies cinegéticas”, y que se mantenga la regulación actual, que estableció la Ley 17/2005”.

De prosperar esta iniciativa volveríamos a una situación en la que la responsabilidad de los accidentes de tráfico con fauna cinegética seguiría recayendo mayoritariamente en los titulares de aprovechamientos cinegéticos, algo absolutamente injusto que llevamos padeciendo muchos años y que está suponiendo la no adjudicación de numerosos acotados.

Así las cosas, después de haber defendido nuestros derechos y de ver plasmadas nuestras reivindicaciones en un nuevo texto más racional, justo, claro, coherente y que nos acerca en esta materia al resto de países europeos, de nuevo el PSOE muestra su falta de sensibilidad y de apoyo al colectivo cazador español y, en una provincia estratégica desde el punto de vista de esta problemática, pretende que todo siga como hasta ahora, es decir, cargando la responsabilidad en gran parte de los casos a los titulares de los aprovechamientos cinegéticos, el eslabón más débil de esta cadena y sobre el que ha resultado más fácil practicar la demagogia y la injusticia.

Esperemos que esta moción no suponga ningún cambio en una Ley, la nueva de Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, a punto de aprobarse finalmente y que, esta vez sí, refleja y regula como se debe el tema de los accidentes de tráfico con especies cinegéticas.

Para que todos los interesados tengan oportunidad de leerla, a continuación reproducimos íntegramente la moción -a la que hemos tenido acceso- presentada por los socialistas sorianos a través de su portavoz, Ángel Ñúñez Ureta:

AL PLENO CORPORATIVO DE LA EXCMA. DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE SORIA

D. Ángel Núñez Ureta, Portavoz del Grupo Socialista en el Excma. Diputación Provincial de Soria, al amparo de lo establecido en los artículos 91.4 y 97.3 del ROF (R.D. 2568/1986 de 28 de noviembre), así como en el artículo 81 del Reglamento Orgánico de la Corporación, presenta la siguiente MOCIÓN para su debate y aprobación, si procede, ante el próximo Pleno.

ANTECEDENTES

La nueva ley de Seguridad Vial se encuentra en su fase final de tramitación. Al margen de otras cuestiones que han sido objeto de debate público, hay una que, por su incidencia en Soria, puede resultar muy problemática para quienes conducen en nuestra provincia: la regulación de los accidentes con especies cinegéticas.

A partir de la aprobación del texto propuesto desde el gobierno, la responsabilidad por los accidentes que se produzcan será del conductor, que deberá hacerse cargo de los daños personales y materiales, salvo -menos mal-  el coste del animal atropellado. Esa responsabilidad, con la que la futura regulación castigaría al conductor, es independiente de que el accidentado no tenga culpa y haya respetado todas las normas y restricciones de la carretera. La única posibilidad de que el coste de los daños personales y materiales no recaiga en el conductor es que se haya celebrado una cacería colectiva de caza mayor en el mismo día y en las doce horas previas al suceso.

Hasta ahora, según la legislación vigente, la responsabilidad del conductor se limitaba a los casos en los que se le pudiera imputar incumplimiento de las normas de circulación, pero, con los cambios, se exime a los gestores de los cotos de la responsabilidad que antes tenían, a pesar de que son quienes obtienen los beneficios, convirtiendo su negocio y disfrute en una carga y un peligro para los demás, algo a todas luces injusto. Se desconoce qué razones justifican la traslación de una responsabilidad más amplia al conductor en detrimento de la que afecta, con la normativa vigente, a los titulares de los aprovechamientos cinegéticos que hayan mostrado falta de diligencia en la conservación del terreno acotado.

En accidentes de tráfico con atropello de especies cinegéticas la regulación propuesta altera sustancialmente los actuales criterios de responsabilidad de la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la circulación de vehículos a motor, puesto que, como hemos comentado, atribuye, con carácter general, responsabilidad al conductor del vehículo aunque no tuviera culpa y hubiera respetado las normas de circulación. La nueva redacción perjudica claramente a la víctima conductor del vehículo no culpable que resulte con daños personales (lesiones o fallecimiento), al no quedar éstos cubiertos por el seguro de responsabilidad civil del automóvil, de suscripción obligatoria, y ser prácticamente imposible imputar responsabilidad al titular del aprovechamiento cinegético o a la administración.

En casos de lesiones graves o de fallecimiento podrían generarse situaciones dramáticas para la propia víctima o para sus familiares, al no tener derecho a percibir indemnización alguna ni a obtener cobertura de ningún tipo de gasto. De la misma forma quedarían desprotegidos los daños materiales de los propietarios de los vehículos con cobertura de seguro «a terceros». Por lo tanto, el cambio de sistema tendría un grave impacto económico en los conductores y/o propietarios de vehículos no culpables que resultaran con cualquier tipo de daño, ya que al no existir un tercero responsable a quien poder imputar la responsabilidad van a quedar absolutamente desprotegidos para poder reclamar los daños personales o materiales que padezcan.

La mayoría de las carreteras de la provincia y también las de titularidad de la Diputación, se ven afectados por el problema de los atropellos cinegéticos, hasta el punto de que, junto con León y Burgos, somos la provincia con mayor incidencia de España (3.565 accidentes entre 2008 y 2012). Los accidentes cinegéticos representan en Soria el 70 % de todos los que se producen. Con la modificación de esta disposición adicional novena, los sorianos y quienes circulen por sus carreteras se encontrarán con la posibilidad de que, además de sufrir un accidente, se verán penalizados por los gastos materiales y personales de los implicados.

Desde la provincia de Soria no podemos permitir que, aun admitiendo el beneficio de la caza para la economía soriana, el negocio de los gestores de los cotos lo paguemos entre todos los sorianos, cuando ya pagamos la peligrosidad de conducir en carreteras afectadas por ese problema.

Por todo lo que antecede, el Grupo Provincial Socialista presenta los siguientes

ACUERDOS:

1.- Solicitar que se suprima el apartado diecinueve del Proyecto de Ley por la que se modifica el texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, que varía la Disposición Adicional Novena de esa norma, referente a “Responsabilidad en accidentes de tráfico por atropellos de especies cinegéticas”, y que se mantenga la regulación actual, que estableció la Ley 17/2005, en la que la responsabilidad de los conductores se circunscribe a los casos de incumplimiento de las normas de circulación.

2.- Dar traslado de este acuerdo a la Presidencia del Congreso y del Senado y a todos los Grupos Políticos de ambas cámaras”.