Pasar al contenido principal
Para la fauna del norte de Castilla y León

Situación crítica por el temporal

El gabinete de prensa de la Federación de Caza de Castilla y León ha hecho público el siguiente escrito, que reproducimos íntegramente, en el que alerta de la situación devastadora que ha provocado el temporal de nieve para la fauna del norte de la región.
Temporal_CyL_G Corzo al que sólo se le ve la cabeza por la cantidad de nieve acumulada y corza muerta a causa de una nevada en Fuentes Carrionas.

El momento de arrimar el hombro o la impotencia ante la naturaleza

La gravísima situación de las zonas montañosas de nuestra Comunidad pone a las Administraciones responsables en situación de emergencia y nos crea también gran preocupación a los cazadores. Muchos habitantes de la montaña se ven impotentes ante la nieve y las ventiscas que la acumulan una y otra vez y que hace imposible, por muy bien equipados y por muchos medios mecánicos que tengamos, evitar sus consecuencias, que están sufriendo personas, animales domésticos y fauna en general. Este invierno está ganando la partida y se guardará en la memoria de los habitantes de la montaña como uno de los más críticos y duros.

Hemos preguntado a la Junta de Castilla y León sobre las medidas que se están tomando y los esfuerzos y medios empleados por los responsables del Medio Natural para paliar la mayor nevada de los últimos treinta años y que en el norte de nuestra Comunidad ha afectado gravemente a todos sus moradores.

La prioridad en estos momentos es restablecer las comunicaciones con pueblos que han permanecido aislados y desabastecidos, ocupándose de cubrir sus necesidades básicas; para ello, los funcionarios y trabajadores de las Reservas de Caza como Fuentes Carrionas, Riaño o Mampodre están esforzándose en abrir vías de comunicación, paso esencial para abastecer a los animales tanto domésticos como salvajes que están sufriendo con los rigores de este invierno.

La fuerza del temporal, rozando el caos, está haciendo esforzarse al máximo a los habitantes de estas zonas tan difíciles de abastecer. Aun contando con medios avanzados, los ganaderos, conociendo el terreno, tienen tremendas dificultades para llegar a sus animales y ayudarles en su alimentación y proporcionarles también cobijo y agua. Los que van al rescate se están enfrentando a peligros y dificultades para acceder a los núcleos de población esperando que el tiempo les dé alguna tregua para realizar su cometido.

A nivel particular, tanto ganaderos como cazadores están trabajando para proporcionar a los animales alimento de subsistencia; muy difícil de depositar en los terrenos donde la fauna se está agrupando, con grave riesgo de aludes y zonas de hielo de imposible tránsito a personas y vehículos a motor. En otras grandes nevadas y aun contando con comederos de fauna, se produce mortandad animal, y se puede considerar, en parte, selección natural. La ganadería extensiva presente en estas zonas y el esfuerzo que realizan los ganaderos por alimentar a sus reses favorecerá, sin duda, también a la fauna salvaje.

No faltan medios. Es la imposibilidad de usar los mismos lo que puede marcar el desarrollo de las futuras acciones que se están apremiando por diferentes sectores. Los helicópteros, con alta efectividad en estos cometidos, tienen como enemigo en sus salidas al fuerte viento y la niebla. Son condiciones muy peligrosas y todos esperamos que el tiempo dé un respiro a estas unidades de la Guardia Civil y de la Junta.

El metro y medio de nieve es la tónica general en muchos municipios, dificultando por tanto el trabajo en atender incluso las naves ganaderas cercanas a los núcleos habitados. Encontrarse con neveros, zonas heladas y con más de tres metros de nieve acumulada es muy corriente y dejan al personal con sensación de impotencia.

Recomendamos en el encuentro con animales salvajes o domésticos, no acercarse en demasía con medios mecánicos o vehículos a motor y no dar voces o apremiarles, ya que en las desbandadas que se producen, muchos caen en zonas profundas o con acumulación de nieve produciéndose su muerte.

Esta Federación de Caza de Castilla y León ha solicitado a la Junta de Castilla y León su autorización para que las sociedades y clubes que tienen sus cotos de caza en la zona puedan colaborar, como ya se está haciendo de hecho, en la alimentación de la diversa fauna afectada y pedimos la colaboración de todos los miembros federativos y cazadores que puedan prestar ayuda en la alimentación de la fauna de nuestras montañas.

(Fotos: Javier Martino, FB y FCCyL)