Pasar al contenido principal
Abierta la campaña en algunas autonomías y a días o semanas de empezar en el resto

Ante una temporada montera que puede ser histórica

Abierta en algunas autonomías desde hace días o semanas y cerca de hacerlo en el resto, la temporada montera está aquí, con esas monterías, batidas, ganchos y resaques que llevamos esperando con ilusión desde que se cerró la campaña pasada.
Temporada_Montera_G Montero en su puesto a la espera de la entrada de reses.

Una muy buena primavera en casi todas las zonas logró que en verano se vieran muchas crías de las especies de caza mayor, de ahí que las perspectivas sean mucho mejores que la temporada montera pasada, mucho más seca. Eso sí, el calor aumentó en relación a 2015, pero las abundantes lluvias primaverales parece que van a paliar los efectos de las altas temperaturas estivales.

La melosa (bellota dulce) este año vino en su tiempo y fue más abundante que en la campaña anterior. Además, la hierba fresca aguantó un poco más en el campo, aunque terminó por secarse y agostarse. Esto redundará, esperemos, en la mejor calidad de las cuernas de los venados, que ya llevan tres años sin alcanzar buenas medias.

Sigue aumentando la expansión del jabalí por toda nuestra geografía, llegando en muchos casos a los núcleos urbanos, con los problemas de toda índole que esto genera. Como inconveniente añadido, tenemos la cada vez mayor hibridación del jabalí con los ejemplares asilvestrados del cerdo vietnamita, muy abundantes sobre todo en Cataluña y el norte de España. Sin olvidar también los cruces con cerdos domésticos, en especial en el sur de España (en la provincia de Málaga, principalmente).

Los ciervos han criado muy bien en bastantes territorios, resultando frecuentes las localizaciones de numerosos ejemplares con buenos trofeos, lo que se está evidenciando durante los recechos de venado en berrea en estos días. Los cochinos, por su parte, criaron muy bien en las fincas en las cuales se les ha cuidado. Su aumento en todas las regiones es visible aun a pesar de los aguardos, cada vez con mayor número de adeptos, que inexorablemente hacen reducir su número. Es por ello que todo hace presagiar que estamos ante la que puede ser una muy buena temporada montera, e incluso histórica.

Tendencias

Parece que la tan temida crisis económica, que llevamos arrastrando ya unos años, va desapareciendo por fin, notándose mayores ‘alegrías’ este curso cinegético. El repunte en la venta de puestos se va notando con mayor claridad y los precios de los mismos, en algunos casos, han subido, signo de que la economía se va recuperando.

En las grandes y afamadas fincas, la tónica general ha seguido siendo reducir el número de puestos, mantener el precio de los mismos y conseguir un buen número de trofeos de calidad, primando ésta sobre el número de reses a cobrar.

La opción de los cercones es la más segura para el cazador al que le gusten, ya que el número de capturas está garantizado en casi todos los casos, así como la calidad en los de mayor coste.

Las sociedades de cazadores, en líneas generales, ven cómo se reduce el número de sus socios. La menor cantidad de practicantes de las modalidades de caza mayor, así como el envejecimiento de éstos, son las causas principales, sin olvidar, claro está, el mayor número de obligaciones y prohibiciones provenientes de la muy restrictiva legislación en materia cinegética.

Las que sí se han reducido son las organizaciones de monteríaslow cost o de bajo coste, disminuyendo conforme la crisis ha ido suavizándose y manteniéndose solamente las más serias.

Calidad antes que cantidad es la tendencia generalizada en esta nueva temporada montera 2016-17, y una buena gestión realizada en la mayoría de fincas dedicadas a la caza es la principal responsable de ello.

(Texto y fotos: Félix Sánchez)