Pasar al contenido principal
Según la eBird, una plataforma de ciencia ciudadana

Te contamos cuáles son las 10 aves más frecuentes en España

Este ranking de aves en España, realizado a través de la plataforma de ciencia ciudadana eBird, se refiere a las especies vistas con mayor frecuencia, no en mayor cantidad.

¿Qué es eBird? Una excelente plataforma de ciencia ciudadana que sirve para conocer mejor la abundancia y distribución de las aves en todo el planeta gracias al flujo de datos en tiempo real suministrados on line por observadores voluntarios que, por el momento, son unos 390.000 en los cinco continentes.

Está administrada por el prestigioso laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell (Nueva York, Estados Unidos) y cuenta con expertos que filtran cada registro para garantizar la calidad de la información.

En los inicios del eBird se anotaba una media de 15.000 avistamientos al mes. Actualmente, durante la temporada álgida de observación de aves, se registran miles de avistamientos cada hora. La golondrina común es una de las especies más registradas en eBird, con más de tres millones de anotaciones (uno de cada 150 registros de eBird es de golondrinas).

Golondrina común.

En España es una red en constante crecimiento que cuenta ya con datos de 584 especies de aves, más de 250.000 registros y ha superado las 150.000 listas registradas. A pesar de no llevar mucho tiempo, el 26/4/2018 había en la BD 500 millones de pájaros".

La labor de los observadores voluntarios y de las organizaciones científicas es fundamental para conocer el estado de las poblaciones de aves. Seo/BirdLife coordina en España los diferentes censos que se usan como referencia para establecer programas de conservación, que se traducen en la protección de espacios naturales (como las zonas ZEPA) y los planes de recuperación de especies amenazadas.

El top 10 en España

Entre las especies más registradas en España en la plataforma destacan por, orden de frecuencia, el mirlo común (42%), el gorrión común (41%), la lavandera blanca (31%), el jilguero europeo (30%), el petirrojo (29,29%), el estornino negro (29%), el ánade azulón (29,21%), la urraca común (28,62%), la paloma torcaz (27%) y el pinzón vulgar (27%).

Yo no tengo nada que decir, pero mirando estos asuntos en un artículo y otro de la SEO, afirmo que se contradicen o se explican inadecuadamente y esas prohibiciones las utiliza el Estado en contra de los cazadores como consecuencia de no tener las suficientes autoridades venatorias a la altura de las circunstancias y actualizar como corresponde  la trasnochada y desactualizada Directiva Aves.   

1 Mirlo común, 42% (Turdus merula). Si es así, que lo es, todavía no acierto a comprender cómo después de tantos años quejándonos por discriminación los cazadores, no está permitida su caza en España pero sí en Grecia, Francia, Irlanda, Italia, Hungría, Portugal o Suecia. Además de lo escrito, es un ave que se ha introducido en muy poco tiempo en las ciudades de España y cada año van a más. 

Mirlo común.

2 Gorrión común, 41% (Passer domesticus). El gorrión fue elegido ave del año en 2016 por la Seo/BirdLife (cada año ponen la especie que más bajas va sufriendo). O sea, la misma institución que ahora la pone en el top 10, la valoró de forma opuesta en 2016. El gorrión ha disminuido y sigue en caída libre aun cuando el mismo pájaro lo vean mil personas diferentes.

Gorrión común.

3 Lavandera blanca, 31% (Motacilla alba).

Lavandera blanca.

4 Jilguero europeo, 30% (Carduelis carduelis). Jamás entenderé cómo se están poniendo toda clase de dificultades para la captura por parte de silestristas de un ave abundantísima que anida en frutales, viñas, en toda especie arbórea de las ciudades y pueblos de España, además de en toda especie arbórea de todo el campo español y en varios lugares más. Lugares que jamás se tuvieron en cuenta en época de cría para no utilizar determinados fumigadores e instrumentar alguna precaución aun cuando sea testimonial. Por ejemplo, las urracas, llegado el momento, se alimentan de sus nidos en la ciudad y sepan que las citadas urracas tienen en las ciudades, que no en el campo, un crecimiento exponencial.

Jilguero europeo.

5 Petirrojo, 29,29% (Erithacus rubecula). Muchos hay tanto en el campo como en las ciudades, pero éstos no van en bandadas como los jilgueros o los gorriones. En fin, a lo mejor el artículo de la Seo habla de avistamientos con independencia de si se trata de uno o un millón de aves cuyos distingos entiendo que habrá determinado en función del ave avistada. Claro, los avistamientos con fecha, hora y coordenadas eliminarían repeticiones y serían susceptibles de utilizar los datos con el Big Data

Petirrojo.

6 Estornino negro, 29% (Sturnus unicolor).

Estornino negro.

7 Ánade azulón, 29,21% (Anas platyrhynchos).

Azulón.

8 Urraca común, 28,62% (Pica pica). Este córvido es escaso en el campo y sumamente abundante en las ciudades, cuyo daño a los nidos de fringílidos o de tórtolas turcas es incalculable, pero las autoridades municipales están para cosas de más enjundia. ¡Acabáramos!

Urraca común.

9 Paloma torcaz, 27% (Columba palumbus). Es el ave que más crece en Europa y está declarada plaga en varios países. Hay ciudades como Vitoria, Zaragoza, Huesca y Palencia, entre otras, donde han tenido que recurrir a cazarlas con cebo y cañones de red. Pero lo que son las cosas, quienes tienen que tomar decisiones prefieren que sean sacrificadas en beneficio de nada ni de nadie. Es más, se está pagando a empresas al respecto y no se permite la contrapasa pagando por ello

Paloma torcaz.

10 Pinzón vulgar, 27% (Fringilla coelebs). Las bandas de estos fringílidos en época migratoria, sólo son comparables a las de tordos pintos. Es más, cada año se quedan más a criar, y, como en el caso de los jilgueros, no se instrumenta ni una sola medida testimonial para librar a las crías de una muerte vergonzante y segura. Después de estas diatribas dicen que quieren prohibir las capturas y que el que quiera fringílidos que los críe en cautividad. Lo mismo hicieron con las alaudidas y cada año van a menos.

Pinzón vulgar.

(Texto y fotos: Miguel Ángel Romero Ruiz)