Pasar al contenido principal
Tras las peticiones de WWF y SEO/BirdLife

¡Otra vez los ecologistas! La CE concluye que no deben cambiarse las Directivas Aves y Hábitats

Las famosas Directivas Aves y Hábitats, que tantos quebraderos de cabeza han dado y dan a la caza y que han quedado desfasadas en muchos aspectos, parece que ser que no serán cambiadas tras un estudio realizado por la CE a instancias de los ecologistas.
CE_DirectivasAyH_G La contrapasa de la torcaz fue prohibida en virtud de la Directiva Aves.

Numerosos expertos y científicos de sobrado prestigio han señalado en repetidas ocasiones que las Directivas Aves y Hábitats de la Unión Europea necesitaban una profunda revisión al haber quedado desfasadas y no responder a los cambios que han sufrido tanto los espacios como las especies desde los años en que fueron redactadas. Algunas modalidades de caza menor y mayor, así como muchas cuestiones de la legislación cinegética de nuestro país, se ven seriamente condicionadas e incluso peligran debido a estas normativas, las cuales urge que sean cambiadas y adaptadas a los nuevos tiempos.

¿Y qué ha hecho la Comisión Europea al respecto? Pues todo lo contrario, ya que siguiendo las peticiones de las asociaciones ecologistas WWF y SEO/BirdLife, ha encargado un estudio que concluye que ambas Directivas no deben cambiarse. Y es que no tenía suficiente la institución presidida por Juncker con echarse encima al mundo de la caza y el tiro por el intento de cercenar los derechos de los practicantes de ambas actividades a través de una Directiva de Armas de Fuego eminentemente restrictiva, que ahora aboga por el mantenimiento de unas Directivas (Aves y Hábitats) que merecen una severa revisión.

A continuación publicamos extractada la nota de prensa emitida por WWF celebrando esta decisión: “Este estudio de expertos confirma que “las directivas sobre naturaleza son adecuadas para el propósito para el que fueron creadas”. Dicho estudio se realizó después de un análisis exhaustivo en todos los Estados miembros en los que la sociedad civil ha tenido una intensa participación. WWF y SEO/BirdLife apoyan firmemente la evidencia presentada en el análisis independiente e instan a la Comisión de Juncker a que centre su atención en la aplicación de las leyes y las amenazas a la naturaleza de Europa, y no a modificarlas.

El estudio realizado para la Comisión Europea por un consorcio liderado por la consultora Milieu es una evaluación exhaustiva de las directivas Aves y Hábitats, las piezas más importantes de la legislación europea de conservación de la naturaleza. La evaluación forma parte del programa de Mejora de la Legislación puesto en marcha por la Comisión para evaluar si las directivas están contribuyendo eficazmente a la protección de la naturaleza de Europa (Fitness Check).

Las conclusiones del estudio reafirman la opinión de la mayor parte de la sociedad civil sobre la necesidad no de modificar estas normas, sino de aplicarlas correctamente para garantizar la conservación de nuestro patrimonio natural y, al mismo tiempo, potenciar el desarrollo socioeconómico del mundo rural. Según Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España: “El presidente Juncker y su Comisión deben ahora poner fin urgentemente a los nuevos retrasos inaceptables en la aplicación de las leyes y hacer frente a las amenazas a la naturaleza de Europa". Para Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/Birdlife: “España es el país de Europa que más aporta de la Red Natura 2000 y tiene una gran responsabilidad, pero también una gran oportunidad, que no puede desaprovechar”.

Para WWF y SEO/BirdLife, el nuevo Ministerio de Medio Ambiente debe impulsar de manera urgente la designación de los espacios de la Red Natura 2000 que faltan, garantizar que se aprueben planes de gestión que cumplan con los requisitos establecidos por la normativa europea y que estos planes cuentan además con necesaria financiación aprovechando para ello los diferente instrumentos financieros nacionales y europeos. La declaración de la Red Natura 2000 de áreas protegidas creada por las directivas de la Naturaleza y que actualmente cubre casi una quinta parte del territorio europeo y más del 5% de sus mares, es uno de los proyectos europeos de mayor éxito gracias a la estrecha colaboración entre todas las partes interesadas (incluyendo los gobiernos, las empresas y la sociedad civil).

En el informe los expertos desaconsejan cualquier cambio en las directivas porque "sería retrasar las medidas de aplicación y daría lugar a costes y cargas adicionales para las autoridades nacionales, las empresas y otras partes interesadas." La evaluación confirma que las directivas son eficaces en la protección de los espacios naturales frente al desarrollo y otras actividades perjudiciales y que los beneficios de su aplicación superan sus costes. También se pone de relieve que la protección jurídica que ofrecen las leyes de la UE es más fuerte que la mayoría de los sistemas nacionales y proporciona un "enfoque flexible de las consideraciones socioeconómicas dentro y fuera de los espacios Natura 2000". Las directivas también han traído un nuevo enfoque "moderno" para la conservación de la naturaleza, permitiendo asociaciones positivas y las diferentes formas de participación de los interesados”.