Pasar al contenido principal
300.000 manifestantes según la organización, 20.000 según la Policía Nacional

Madrid fue un clamor de cazadores y pescadores

Este 5-J pasará a la historia como uno de los días en los que el mundo rural, liderado por pescadores y cazadores, en una manifestación multitudinaria y vibrante como pocas, ocupó Madrid para pedir respeto y demostrar una fortaleza incontestable.
Manif5-J_Cronica_G Vista de la manifestación desde la Plaza de España. Emocionante ver la Gran Vía madrileña totalmente ocupada por cazadores y pescadores.

La manifestación del 5-J en Madrid, más allá del habitual baile de cifras sobre los asistentes (300.000 según la Plataforma en Defensa de la Pesca, organizadora de la convocatoria; 20.000 según la Policía Nacional), ha sido un éxito rotundo de participación y civismo, pues en el recorrido Colón-Plaza de España, las decenas o centenares de miles cazadores y pescadores, enarbolando sus banderas, gritando sus mensajes reivindicativos y haciendo notar sus bocinas y otros instrumentos, han mostrado un comportamiento exquisito que ha llevado a que no se registrase ningún incidente en toda la movilización.

Y es que a pesar del fuerte calor registrado en Madrid antes, durante y después de la manifestación, a pesar del intento de boicot a la convocatoria por parte del consistorio madrileño, a pesar también de no haberse contado con demasiado tiempo para la organización de la movilización y a pesar de muchos otros pesares, es de justicia dar la enhorabuena a la Plataforma en Defensa de la Pesca, primero, y a la iniciativa popular en defensa de la caza, después, porque desde la Plaza de Colón hasta la de España (Paseo de Recoletos, Plaza de Cibeles y Calles Alcalá y Gran Vía) la marea humana ha sido indescriptible y ha puesto de manifiesto que cazadores y pescadores, pescadores y cazadores, así como el resto de colectivos inmersos en nuestro mundo rural, no están dispuestos a ver cómo se pisotean sus aficiones y trabajos.

La reciente sentencia del Tribunal Supremo en relación al Catálogo de Especies Exóticas Invasoras, que pone patas arriba el mundo de la pesca en aguas interiores por incluir, entre otras, a especies como la carpa, el lucio, el black bass, el siluro o la trucha arco iris y promover su exterminio en España, ha sido el gran caballo de batalla de la reivindicación de los pescadores, los cuales han demostrado una extraordinaria capacidad de convocatoria y cohesión, así como ser unos grandes animadores de la marcha por las calles de la capital. Por nuestra parte, el mundo de la caza, que también se ve afectado por la sentencia del Supremo sobre todo en lo que respecta al arruí, ha mostrado su profundo malestar por tantos y tantos agravios que de continuo, en casi todas las autonomías, le toca sufrir a la actividad cinegética (parany, rehalas, silvestrismo o caza con galgos son sólo algunos ejemplos).

Discursos para abrir el acto

Pues bien, éstos y otros aspectos han estado muy presentes en los discursos de la Plaza de Colón, con los que se daba inicio a la manifestación en defensa del mundo rural, sus tradiciones y actividades. Después de las palabras del simpático speaker Jesús Expósito, que ha sido quien ha dirigido el turno de los intervinientes, por el estrado han pasado Agustí Albiol, uno de los grandes artífices de la Plataforma en Defensa de la Pesca, el pescador David Iglesias, quien ha señalado, entre otras cosas, que “los que cuidamos los ríos somos los pescadores y los que cuidan los campos son los cazadores” o que “cuando la legislación es un hecho, la revolución es un derecho”, y otros representantes del mundo de la pesca provenientes del estamento federativo, de la defensa del lucio, de la producción de truchas arco iris, de la distribución y comercialización de artículos de pesca, etc. En lo tocante a la caza, se han dirigido a los miles y miles de asistentes allí congregados, el presidente de Jóvenes por la Caza, Pedro Luis López, el presidente de la Asociación Española de Rehalas, Alfonso Aguado, que ha afirmado que “cazadores, pescadores y demás personas del medio rural somos, de no remediarse a tiempo, especies en peligro de extinción” y ha terminado su intervención dándose el gusto de tocar la caracola en la Castellana madrileña, y Abraham Corpa, al frente del colectivo galguero y cuya frase final ha sido “que la unión sea nuestra fuerza”.

Y entre los lemas o consignas más escuchados tanto en los discursos como después, por las calles del centro de Madrid, podemos señalar los siguientes: "viva la vida", "basta ya", "sí se puede", "no queremos matarlos, queremos disfrutarlos", "ecolojetas, asesinos", "estar hoy aquí no es una opción, es una obligación", "estamos haciendo historia unidos, hermanados pescadores y cazadores, más fuertes que nunca"...

La fiesta por las calles de Madrid

Concluidas las intervenciones, ha sido el momento de recorrer el itinerario marcado, el cual fue cambiado hace pocos días por motivos que no convencieron a nadie pero que en modo alguno ha afectado al buen transcurrir de la marcha, que abría un joven pescador en silla de ruedas, al que seguían numerosos vehículos todoterreno portando barcas de pesca, y después ya la gran masa de manifestantes congregados alrededor de miles de pancartas, entremezcladas las de caza con las de pesca, aunque estas últimas iban principalmente entre el principio y la mitad de la manifestación y sus portadores han sido los grandes animadores de esta cita reivindicativa. Cuando han salido las últimas pancartas de Colón, las correspondientes a la Asociación Española de Rehalas (AER) y a la Oficina Nacional de la Caza (ONC), la cabeza de la convocatoria ya había recorrido muchos metros de la Gran Vía, lo que da una idea de la cantidad de personas que, provenientes de toda la geografía española, han concurrido en esta histórica movilización en defensa de la caza, la pesca y el mundo rural, la misma que parece está siendo silenciada por muchos medios de comunicación generalistas, incluida la televisión pública.

Pero quizá la imagen más espectacular estaba por llegar, la misma que abre esta crónica y que hemos tomado desde la Plaza de España, con toda la Gran Vía hasta Callao, e incluso más allá, abarrotada de gente pacífica, orgullosa de su condición cazadora y pescadora y mandando un mensaje claro a la clase política, a los tribunales y a los grupos ecologistas y animalistas de que hasta aquí hemos llegado, que se ha acabado el letargo del mundo rural y de sus actores y que basta ya de tanto atropello contra los que de verdad conservan el medio ambiente, precisamente en un 5 de junio, en el que se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente.

Palabras finales y la representación cazadora

Y el punto y seguido, que no final, de esta ejemplarizante manifestación del 5-J en Madrid, pues ya se habla de nuevas movilizaciones en breve, lo han puesto las palabras de Antonio Pérez Henares (‘Chani’), conocido periodista, escritor y cazador que, además de calificar de "insensata" la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, ha señalado "que no se puede poner en práctica, lleva a la ruina a miles de familias e impide que la gente disfrute de su ocio de la mejor manera que hay, en la naturaleza. Es una Ley que no debe durar un mes, ni siquiera un día, por lo que los partidos políticos, en el Gobierno y en la oposición, deben cambiar este disparate, y si no lo hacen ellos aquí, lo haremos nosotros en Europa. Vamos a ganar en positivo gritando sí al medio ambiente, a la naturaleza, a la caza, a la pesca, con respeto y cumpliendo las leyes. Como hoy, siempre, con las discusiones fuera y la unidad como nuestro primer lema. Hombres de campo y también de ciudad, gentes de la caza y la pesca, ¡enhorabuena!".

Por último, y aunque seguro dejaré sin nombrar a numerosas personas y organizaciones y asociaciones del mundo de la caza que han estado y a las que pido disculpas de antemano, apuntar que ha sido muy agradable saludar a Carlos Valencia, uno de los artífices de la iniciativa popular en defensa de la caza, a Manuel Martínez, también muy activo en la organización de la asistencia de cazadores al 5-J y cabeza visible de la Jornada de Portas, que volvía a celebrarse con éxito el día anterior, a Francisco Chan y Ángeles Marcos, respectivamente, presidente de la Asociación de Caza Mayor de Galicia y responsable de la iniciativa venatoria femenina ‘En la Senda de Diana’, a los colaboradores de la revista Caza Mayor, Enrique Valero, Félix Sánchez y Michel Coya, al buen amigo y colaborador de Federcaza, Cristóbal de Gregorio, a Luis Manuel Jara, presidente de la Asociación Española del Perro de Sangre (AEPES), a los amigos cazadores Freddy y Amelia, a todos los compañeros de la prensa especializada, etc. También han estado Luis Fernando Villanueva, presidente de Aproca España, José María Mancheño, presidente de Mutuasport y de la Federación Andaluza de Caza, Óscar Beltrán, director de la Oficina Nacional de la Caza (ONC), Ramón Estalella, del Real Club de Monteros, Rodrigo Moreno, director de Cinegética, Felipe Vegue, de ARRECAL, José Enrique Sánchez, presidente en funciones de la Real Federación Española de Caza, así como otros presidentes de federaciones autonómicas como Nicanor Ascanio, Vicente Seguí, José Ángel Remírez, Ignacio Valle, Paco Piera... Y en cuanto a las entidades representantes del colectivo cazador, por allí desfilaron la Real Federación Española de Caza (RFEC) y diferentes  federaciones autonómicas (Asturias, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Comunidad de Madrid, Región de Murcia, Extremadura, Cataluña, etc.), la Oficina Nacional de la Caza, la Asociación Española de Rehalas y ARRECAL, la Mesa Gallega por la Caza, el partido Acción Natural Ibérica (ANATUR), distintas asociaciones en defensa del silvestrismo y el parany, la Federación Española de Galgos y el Club Nacional del Galgo Español, Monteros del Rocío, Asociación de Criadores del Perro Paternino, ATICA Castilla-La Mancha, Federación Extremeña de Recovas, Asociación Española de Cetrería, Monteros de Encinasola, APEGA...

(Texto y fotos: José María García Medina)