Pasar al contenido principal
A través de las conclusiones extraídas en una jornada científico-divulgativa

Objetivo: ¡salvar la perdiz roja!

El 30 de marzo se celebró en Madrid la Jornada Científico-Divulgativa titulada “Problemáticas de la gestión de la perdiz roja (Alectoris rufa) como recurso cinegético”, organizada por el INIA a través de su Departamento de Reproducción Animal.
Salvar_PerdizRoja_G Espectacular imagen de una perdiz roja en el campo en primavera.

Se dieron cita en esta jornada científicos, profesores y técnicos del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), de la Universidad de Sevilla y del Instituto de Caza y Pesca de la Junta de Andalucía, así como diferentes representantes relacionados con el sector (APROCA, UNAC y productores de perdiz roja).

Las conclusiones pusieron en evidencia que la problemática de la perdiz roja tiene un origen multifactorial, y que como tal debe ser abordado de una manera conjunta y multidisciplinar, tanto desde el punto de vista científico y de gestión por la Administración, como por los diferentes agentes implicados (cazadores, agricultores y ganaderos).

Entre las principales causas identificadas de la disminución de sus poblaciones en estado silvestre y de la baja calidad cinegética que a veces denuncia el sector de la caza social, se destacó la introgresión genética con perdiz chukar. Lo que por una parte conlleva problemas de comportamiento de las perdices soltadas en espacios cinegéticos que inciden en su supervivencia (abolición del instinto de cloquez y alteración del comportamiento antipredatorio). Todo ello puso en evidencia la necesidad de crear programas de certificación genética (como el desarrollado en Andalucía) en todas las autonomías, pero coordinados a nivel estatal y con un laboratorio de referencia oficial.

Por otro lado, los plaguicidas agrícolas, la intensificación de la agricultura y, en general, la falta de políticas agrarias sostenibles y compatibles con el medio ambiente, además del abandono de las actividades agropecuarias y silvícolas de montaña, lleva incidiendo negativamente sobre la perdiz y otras especies cinegéticas y no cinegéticas desde hace décadas por la pérdida de hábitat que ello supone.

Entre las conclusiones extraídas por los presentes, se planteó la necesidad de aglutinar a todos los actores implicados en la conservación y gestión de la perdiz, bajo el paraguas de un grupo de opinión en el que continúe con el debate ya iniciado en esta Jornada Científico-Divulgativa y con el que se pueda empezar a marcar líneas de acción concretas para definir una correcta gestión y conservación de esta especie. La Unión Nacional de Asociaciones de Caza considera que la creación de este grupo de opinión y acción sobre la perdiz roja es fundamental para dar respuesta, de una vez por todas, a una vieja reclamación de los cazadores y que, recientemente, incluso se llegó a plasmar en una iniciativa popular de amplio calado entre los cazadores, conocida por el nombre de SOS Perdiz Roja.