Pasar al contenido principal

¿Perdices en tu coto? Es posible

La inactividad a la mayoría de los cazadores nos afecta un poco, de manera que ahora que nos quedamos sin opciones de salir al campo nos buscaremos otras formas de rellenar nuestro tiempo y contribuir a la sostenibilidad de nuestra afición.
perdiz-roja-gestion-G Perdiz roja en primavera.

Pero hay dos tipos de cazadores en esto de la menor, los que contratan jornadas sueltas en un coto u organización de caza, y su compromiso se ciñe a disfrutar lo pactado, sin más vinculación que la dineraria, y luego están aquellos, los más habituales, que cazan en una sociedad más o menos voluminosa de miembros. Por último, tendríamos aquellos que forman  un coto de caza particular que alberga a un número determinado de socios  bastante reducido y que se deben preocupar directamente de la gestión. Si  pertenecemos al grupo de los dos últimos, podemos tener una parte más o menos activa y por lo tanto se nos podrían abrir muchas e interesantes opciones, que al mismo tiempo contribuyen a lo que se entiende por gestión y cuidados del entorno que disfrutaremos a posteriori. Aquí van 10 consejos para que en tu acotado la perdiz críe bien y te de satisfacciones la próxima temporada.

1.- Debemos poner nuevos comederos  y rellenar los que ya tenemos de trigo. De igual manera haremos con los bebederos, ubicados en sitios estratégicos, donde veamos alguna pareja de perdiz, o sencillamente distribuidos con cordura.

2.- El control de las poblaciones de urracas que ya empiezan a marcar los nidos es fundamental, sobre todo allí donde los cotos colindantes no lo hacen nos toca a nosotros sufrir las nuevas colonizaciones. Es un momento fantástico para realizar esta gestión con escopeta, incluso en aguardos previamente estudiados.

3.- De igual manera haremos con los zorros que ya están en sus madrigueras, es una estupenda forma de evitar el crecimiento de sus poblaciones instauradas en nuestros cotos. Hay síntomas inconfundibles de su presencia como moscas, patas de liebre o conejo, restos de otros animales en la puerta de las mismas.

4.- Echarnos unos prismáticos al cuello y hacer un recuento de parejas de perdiz por cuarteles de una dimensión máxima de 200 hectáreas, es un trabajo divertido y constructivo, con ello sabremos aproximadamente el número de bandos que tendríamos y luego comprobaremos los que han salido adelante y su media de  perdigones.

5.- Debemos estar atentos a los esparragueros y sus consecuencias, muchas veces van acompañados de perros que molestarán a las perdices en sus nidos, y en algunos lugares más adelantados ya hay alguna en incubación.

6.- El control de perros y gatos asilvestrados debe ser prioritario, porque sus consecuencias pueden ser irreparables.

7.- Los cochinos y las gazaperas y los nidos de las perdices no son compatibles, de manera que pidamos el permiso correspondiente para esperas, además el realizarlas nos faculta para estar en el campo y observar lo que pasa en él.

8.- Podemos y debemos hablar con los pastores de forma que lleven sus perros atados, a ser posible, o muy controlados, pues darán fácilmente con algún nido echándolo a perder.

9.- Que momento mejor que éste para entrenar y corregir esos fallos que cometíamos con la escopeta, y que algunos berrinches nos ha dado, de manera que el plato puede ser una opción económica para mantenerse en forma con el encare, pues dentro de poco ya estamos con los conejos en el descaste.

10.- Si la caza con perro nos apasiona y deseamos mantener un poco activo el gusanillo de dueño y animal, podríamos acudir a algún campo de adiestramiento o coto intensivo que, con codornices de óptima calidad, nos recuerden algunos momentos de la temporada pasada. Os recomiendo que os lo toméis con calma y no hagáis caza fácil sino espaciada en el tiempo y lugar.

Tenemos opciones en cantidad para no aburrirnos, incluso para visitar ese nuevo coto que pensamos coger entre unos amigos o simplemente al que nos ofrecieron entrar. El cazador activo siempre tiene, si quiere, dónde ocupar su tiempo.

(Texto: Cristóbal de Gregorio. Fotos: Archivo).