Pasar al contenido principal
Imágenes únicas que pocas veces disfrutamos

Estos dos vídeos demuestran el increíble aguante de las liebres en sus encames

Ambas liebres aguantan en sus encames de forma espectacular, sobre todo en uno de los vídeos, dejándose incluso acariciar durante un rato. Sin duda, unas imágenes de lo más peculiares que pocas veces tenemos el placer de disfrutar.
Videos liebres encame Imagen de la liebre grabada, que aguante increíblemente en su encame.

Hace tiempo que las liebres vienen ocupando minutos y espacio en los portales de actualidad. Como bien sabe el colectivo de cazadores, nuestras rabonas se están enfrentando a una de las mayores crisis que se recuerdan. 

La mixomatosis ha hecho una seria mella en la especie de forma inesperada, causando una importante cantidad de muertes en muchos puntos del país. Según el último informe del Ministerio de Agricultura, ya hay más de 30 provincias afectadas en España. No obstante, el esfuerzo de los cazadores, junto al de otros colectivos, hacen que haya una luz esperanzadora al final del túnel. Desde que comenzaron los brotes de mixomatosis, se han establecidos grupos de trabajo para dar con una solución, como es el caso MIXOlepus, sobre el que ya hemos informado en repetidas ocasiones en este medio.

Pero las liebres ocupan hoy nuestras líneas por otro motivo bastante más amable. Y es que recientemente, hemos tenido acceso a dos curiosos vídeos que nos han gustado mucho, protagonizados por las rabonas. La sangre fría y paciencia de las liebres es bastante conocida entre los adeptos, tal y como se demuestra en estas dos piezas que compartimos hoy con todos los lectores de Cazavisión.

El primero de los vídeos no sabemos dónde ha sido filmado, pero el aguante de la pequeña liebre es verdaderamente estoico. Tras aparecer en una zona de labor, un hombre se acerca y está durante casi medio minuto acariciando al animal. Finalmente, la liebre pega un brinco y sale corriendo a toda mecha. Puede llegar incluso a confundir su aspecto y hacer pensar a muchos que es un conejo. No obstante, la rabona es relativamente joven y, ni mucho menos, se trata de un ejemplar ibérico. 

El otro vídeo, más breve pero también bastante llamativo, sí que se grabó en España. Nos lo ha remitido directamente José Banegas, un amigo que ya nos ha hecho llegar algunas interesantes piezas.

En este caso, tras observar un rato el aguante de la liebre, decidió sacar el móvil al ver cómo esta permanecía inmóvil, a pesar incluso de la presencia del perro. Tras un pequeño toque, la rabona sale de su encame, provocando que el perro corra tras ella. Un simpático vídeo que podéis ver a continuación.