Pasar al contenido principal
En la prueba celebrada el 16 de enero en el coto municipal de Montferrer Castellbó (Lérida)

Jordi Morato, con “Piua”, campeón de España de Becadas

El catalán Jordi Morato se impuso el 16 de enero en el Campeonato de España de Caza de Becadas, revalidando su título de campeón, en una competición celebrada en el coto municipal de Montferrer Castellbó (Lérida) y organizada por la RFEC.
CampeonatoBecadas_2016_G Instante en el que se dio comienzo a la prueba y pódium del Campeonato de España de Becadas.

En esta XXV edición del Campeonato de España de Caza de Becadas se abatieron un total de trece becadas, aunque se vieron bastantes, pero se falló más de lo habitual. Jordi Morato, acompañado durante la prueba por su setter inglés “Piua” y por el juez asturiano Luis Rodríguez, logró el título de campeón gracias a las dos becadas abatidas de tres disparos, lo que le supuso sumar mil puntos. Entró en el control a las 15:50 horas.

El segundo puesto lo ocupó el también catalán David Font, acompañado de su setter inglés “Txilo”, con el juez vasco Aitor Esnaola. Entró el primero en el control, a las 13:54, con una puntuación de mil puntos. Sin embargo, necesitó cinco disparos para abatir dos sordas. El pódium fue completado por el riojano Diego García, con el  juez valenciano Francisco Lloret y acompañado por su setter inglés “Gora”. García fue el primero de los participantes en entrar en el control con una becada, a las 15:07 horas, y un solo disparo. Sumó un total de 500 puntos.

La competición dio comienzo a las doce menos veinte. La nieve caída durante la madrugada dejó impracticable el cazadero Bastida Hortons, lo que supuso que la organización tuviera que desplazarse hasta éste para ver qué decisión se tomaba. Se decidió suspender el Campeonato por ser día de fortuna. Sin embargo, el excelente trabajo de Antonio Vilarrubla, presidente de la Sociedad de Cazadores Alt d´Urgell, permitió la celebración de la prueba. Contactó con el presidente de la Sociedad de Cazadores de Montferrer Castellbó, Antonio Navines, quien al enterarse de lo sucedido cedió inmediatamente a la RFEC el cazadero de la sociedad que dirige, de manera desinteresada y sabiendo que contaba con toda autorización para la posible celebración de la competición. Así, finalmente los competidores pudieron desarrollar la competición desde minutos antes del mediodía hasta las cuatro de la tarde, hora fijada de máximo para entrar en el control. Los competidores cazaron en las más de 2.000 hectáreas del coto social de Montferrer Castellbó. Allí tuvieron que enfrentarse a un terreno diferenciado entre bosques de encinas, robles, arbustos de boj y zonas de pinares con unas condiciones climatológicas, durante las más de cuatro horas de competición, protagonizadas por frío y mucho viento, pese al sol que lució a lo largo de toda la jornada.

La entrega de premios, celebrada inmediatamente después de la prueba, en un local que puso a disposición de la Real Federación Española de Caza el pueblo de Montferrer Castellbó, fue dirigida por Francisco Asenjo, director de competiciones de la Federación. Los galardones fueron entregados por Antonio Vilarrubla y el vicepresidente del Consell Comarcal del Alt d'Urgell, Francesc Viaplana.

La RFEC mostró al final del Campeonato su agradecimiento a Antonio Vilarrubia, ya que la competición se realizó  gracias a él y a la Sociedad de Cazadores Alt Urgell. También mostró sus reconocimiento al Ayuntamiento de la Seu d'Urgell, al Ayuntamiento de Montferrer Castellbó, al Consell Comarcal del Alt d'Urgell, a la Sociedad de Cazadores Montferrer Castellbó y, en especial, a su presidente, Antonio Navines. Por último, la RFEC reconoció el apoyo de sus patrocinadores oficiales: Hart. Treksta, Maxam y Beretta-Benelli Ibérica. (Texto y fotos: Ángel López)