Pasar al contenido principal
Estética y fiabilidad en una superpuesta italiana

Escopeta de tiro Fabarm STL C6

Nos encontramos en una época en la que la práctica de las distintas modalidades de tiro se convierte en un ejercicio aconsejable para el cazador, de ahí que ahora probemos una escopeta que desde luego no pasa inadvertida, la Fabarm STL.
Reportaje_Fabarm_G Escopeta superpuesta de tiro al plato Fabarm STL C6.

Las Fabarm tienen el común denominador de disponer de un look diferente, un look que llama poderosamente la atención por sus líneas transgresoras y modernas, y todo ello acompañado por un magnífico funcionamiento y una gran fiabilidad. Buena prueba de todo ello es la Fabarm STL C6, una escopeta que cuenta con unas altas prestaciones para el tiro, a la vez que una estética muy cuidada, demostrando que belleza y fiabilidad son perfectamente compatibles.

Su diseño está pensado desde principio a fin para convertirla en una escopeta perfecta para la práctica del tiro. Buenas maderas, culata ajustable mediante el sistema Micro Metric 3D, báscula de acero con formas redondeadas, cañones Tribore HP mecanizados a partir de sólidas barras de acero y chokes cromados hacen de esta arma una herramienta bella y precisa.

La STL C6 viene desmontada dentro de un excelente maletín de aluminio muy resistente, que cuenta con cierre de seguridad de combinación numérica, proporcionando una perfecta protección. Su montaje es rápido y sencillo.

Las maderas, tanto de la culata como del guardamano, son de buen nogal y cuentan con un bonito veteado, estando terminadas al aceite.

La culata posee unas medidas bastante generosas pero no exageradas, de manera que aportan estabilidad al tirador, teniendo el pequeño inconveniente que el arma pesa un poco más que las escopetas de caza, en este caso 3,7 kilos frente a los 3 kilos de una superpuesta de caza, pero como ya os he comentado, este mayor peso aporta estabilidad y ayuda a disminuir el retroceso, permitiendo un mejor porcentaje de éxito. El corte de la culata es recto, con lomo regulable tanto en altura como en caída. Para ello tiene el sistema Micro Metric 3D, un mecanismo interno de gran precisión que posibilita el ajuste deseado para que la culata se acople perfectamente a nuestro encare. Para ello el fabricante nos suministra un juego de llaves allen que nos permitirá su accionamiento. Por último, destacar en esta culata su amplia cantonera de goma muy blanda, con unas medidas muy generosas de 3 centímetros de grosor. Y para los que todavía piensen que tiene más retroceso de lo que les gustaría, se puede instalar un reductor de retroceso de 200 gramos en el interior de la culata.

El pistolet cuenta también con unas medidas generosas, pues no olvidemos que se trata de una escopeta de tiro, y es del tipo asimétrico, permitiendo una perfecta colocación de la mano

El guardamano, fabricado con la misma madera que la culata, dispone de un diseño terminado en forma de schnabel, siendo sumamente ergonómico, con una longitud y anchura muy apropiadas. La parte inferior es prácticamente plana, mientras que sus laterales son ligeramente convexos, adaptándose perfectamente la mano direccional. Tanto el guardamano como el pistolet tienen una gran superficie de picado, que por su magnífico terminado parece estar hecho a mano, pero creo que no, ya que hoy en día son escasísimas las escopetas que se pueden permitir el lujo de realizar el picado de forma artesanal, lo cual eleva el coste.

La báscula de este modelo se fabrica en acero forjado y ha sido probada a 1.630 bares, por lo que nos aseguran una gran robustez. Es del tipo pletina larga, aunque se trate de falsas pletinas. Exteriormente dispone de una protección de titanio que le otorga una gran resistencia y una magnífica apariencia. Sus laterales están adornados con unos fantásticos grabados realizados por láser, representando unas hojas de acanto remarcadas sobre un fondo ennegrecido por oxidación y contando con unos ribetes dorados que rompen la monotonía de los grabados y le otorgan un toque de distinción. La parte inferior de la báscula lleva también el mismo tipo de grabados, además de un escudo lacado en color azul con el logo STL. El interior de la báscula está tallado para guiar los cañones en su apertura, pivotando éstos sobre dos muñones colocados en los laterales de la báscula. El cierre se realiza mediante una pletina de acero que traba en los ganchos de los cañones. Un detalle importante es que se puede regular o ajustar la tensión de apertura, de acuerdo al uso que demos a la escopeta o después de un uso intensivo. Para ello bastará con apretar o aflojar un tornillo que se encuentra dentro del guardamano.

La llave de apertura posee unas medidas mayores de las habituales, permitiendo un buen accionamiento de la misma. Además, también cuenta con grabados con motivos florales.

El seguro, situado sobre la garganta de la culata, es el habitual en este tipo de escopetas, pero como en la mayoría de las de tiro, no es automático, por lo que una vez desactivado debemos tener cuidado, pues al abrir y cerrar la escopeta éste permanecerá desactivado. La palanca del seguro cumple también la función de selector de disparo. El sistema de disparo es inercial, siendo el primer disparo el que se encarga, gracias a un sistema de báscula, de armar el segundo percutor.

El gatillo, colocado sobre raíl, es único, mandando sobre las dos baterías de disparo alternativamente, una después de la otra, pudiéndose regular hasta en ocho posiciones distintas. Esta escopeta cuenta con expulsores automáticos, que sólo se activan cuando se dispara la batería correspondiente, siendo mientras tanto sólo extractores.

Los cañones son una parte muy importante, pues son de acero y están cromados interiormente. Miden 71, 76 ó 81 centímetros de largo y son del tipo monobloc. El verdadero secreto de su efectividad en el tiro se encuentra en su diseño interior, denominado Tribore, que consiste en una recámara con cono de reforzamiento alargado, seguido de una larga zona sobredimensionad de 18,8 milímetros de diámetro que desemboca en otra zona cónica de 20,5 milímetros de ancho que se vuelve a reducir progresivamente hasta los 18,4 milímetros. A continuación existe una zona cilíndrica de tan solo 5 milímetros de largo sobre la cual van roscados los chokes, del tipo Exis 5HP de 92 milímetros, que optimizan el plomeo gracias a su perfil hiperbólico, estando diseñados para utilizar cartuchos magnum y de perdigón de acero. Este sistema permite un plomeo más homogéneo y concentrado. Los cañones están separados entre sí mediante una solista ventilada, y el cañón superior está recorrido por una solista flotante fabricada en ergal de 17 milímetros de anchura, en la que van montados dos puntos, uno intermedio y de medidas muy reducidas y otro más grande y de color blanco.

Así se desarrolló la prueba

Tras una jornada en el campo de tiro donde disparé varias series de platos, pude comprobar el buen diseño y funcionamiento de esta escopeta, ya que sorprendentemente para mí, rompí muchos platos, lo que demuestra el buen diseño de la escopeta y sus grandes cualidades para el tiro. Estoy seguro de que en unas manos competentes, en las de un buen tirador, esta escopeta Fabarm STL C6 se convertirá en una auténtica máquina de destrozar platos. La Fabarm STL se comercializa en España en dos versiones, la STL C4 y la STL C6.

Ficha técnica

Fabricante: Fabarm
Origen: Italia
Modelo: STL C6
Tipo: Superpuesta
Calibre: 12/76
Longitud del cañón: 71, 76 ó 81 cm
Chokes: Tipo Exis 5HP
Peso: 3,7-3,85 kg
Precio: 2.890 euros (IVA incluido)

Distribuidor: Ardesa

Web: www.ardesa.com (Texto y fotos: Alberto Aníbal-Álvarez)