Pasar al contenido principal

Monotiro Blaser K95: bello, preciso y muy ligero

En sus comienzos, Blaser lanzó al mercado el monotiro K77, manteniéndolo hasta la aparición de este K95, totalmente remozado y mejorado. Estamos ante un rifle ligero y muy efectivo, ideal para nuestras salidas primaverales tras los corzos.

Este monotiro, del cual se fabrican varias versiones según acabados, tiene en su ligereza una de sus principales virtudes, pues pesa tan sólo 2,5 kilos en el calibre .270 Win, que es el que hemos probado en esta ocasión. Por lógica, en calibres superiores pesará un poco más, pero en ninguno de los casos sobrepasa los 2,8 kilos.

Las maderas

Su presentación no puede calificarse de otro modo más que de soberbia. Se nota que el fabricante ha empleado lo mejor de su tecnología, así como óptimos materiales. Su línea es netamente centroeuropea, algo lógico si pensamos que ahí se encuentra la gran mayoría de su potencial mercado.

Enseguida llaman la atención sus maderas, cuidadas al máximo y talladas con una excelente raíz de nogal y un perfecto corte que permite destacar su marcado veteado, que proporciona una gran belleza al conjunto del arma. La unión entre las maderas y las piezas metálicas es perfecta: no se nota ningún escalonamiento.

La culata es de estilo centroeuropeo con un perfil de lomo de jabalí, presentando una suave curvatura en toda su extensión. En el lado izquierdo nos encontramos con una carrillera de las denominadas bávaras, es decir, con escalonamientos rectilíneos y una gran superficie de apoyo, lo cual, aparte de ser cómodo por disponer de un buen encare, resalta estéticamente, contribuyendo a aumentar la elegancia.

El pistolet, con una línea bastante curvada, dispone de un picado realizado mediante láser y rematado a mano, que permite un perfecto control del arma. La culata se encuentra rematada con una cantonera de plástico rígido de color negro, poco práctica e incómoda.

El guardamano, realizado con las mismas maderas que la culata, es sumamente estilizado y dispone también de un fino picado. Remarcando su línea netamente centroeuropea, está terminado en forma de schnabel o espolón, que es un recrecimiento para que la mano que da dirección al tiro no resbale por el efecto del retroceso. En su parte inferior encontramos una pestaña que nos servirá para desmontar el rifle.

Los mecanismos

La acción está fabricada partir de un bloque de aleación ligera de ergal o aluminio aeronáutico, siendo muy ligera y sorprendentemente robusta, aguantando a la perfección las grandes presiones a las que se ve sometida. En su exterior dispone de unos bellos grabados con escenas de caza, por un lado corzos y por el otro, ciervos.

En el interior de la báscula nos encontramos con la cabeza basculante, fabricada en acero y fácilmente desmontable, que actúa de cierre, permitiendo que el eje del giro del cañón pueda pivotar lo más cerca posible del punto de cierre, reduciéndose el par de torsión de la báscula.

El seguro del rifle es el habitual en esta marca, siendo la palanca del seguro la que cuando se acciona tensa o destensa el mecanismo de disparo, resultando un sistema muy eficaz, porque evita posibles fallos mecánicos que se pueden dar como consecuencia de un golpe o por una inadecuada manipulación.

Como es habitual en esta firma, el disparador es de un solo gatillo, sin pelo, contando con un recorrido corto, sin escalonamientos y con una salida nítida. Este gatillo está colocado muy atrás del guardamonte -que es bastante amplio- con el fin de poder tirar con guantes, prenda muy habitual en la alta montaña. En la parte delantera del guardamonte vemos un pequeño resalte que tiene como función permitirnos soltar la cabeza del cierre cuando lo presionamos.

El cañón

El cañón es intercambiable, lo que supone una gran ventaja porque permite disponer de varios calibres del mismo grupo con un solo cuerpo de rifle. Es del tipo monoblock y ha sido martilleado en frío, aspecto que proporciona una gran robustez. Su longitud es de 61 centímetros, resultando unas medidas idóneas para el total quemado de la pólvora.

La boca del cañón dispone de un pequeño rebaje realizado con el fin de proteger de posibles golpes al estriado, lo que supondría una pérdida de puntería. En la parte media del cañón nos encontramos con una anilla portafusil de tipo africano, y en la parte superior trasera hay unos rebajes realizados con el fin de facilitar la colocación de un visor. En la parte posterior del cañón está ubicada la uña extractora, que no expulsora, activándose con la apertura.

Los elementos de puntería son los habituales en esta marca, contando con un punto retráctil, lo que evitará que se deteriore a causa de algún golpe. Además es regulable en altura y está colocado sobre rampa. El alza en forma de ‘V’ invertida tiene una banda blanca y también está colocada sobre rampa, siendo fácilmente regulable y pudiendo corregir la lateralidad.

Este sistema nos permitirá realizar una buena puntería incluso a largas distancias, pero como ya he dicho lo lógico es instalar un buen visor como el que nos cedió el distribuidor para la realización de la prueba, pues en los recechos es fácil que tengamos que disparar a grandes distancias.

Así se desarrolló la prueba

Para la realización de esta prueba, el rifle venía equipado con un visor Zeiss Victory HT  de 3-12x56, un poco sobredimensionado para este arma pero que cuenta con unas prestaciones ópticas inigualables. Sus aumentos, variables, lo hacen muy polivalente, pudiendo disparar con confianza tanto a distancias cortas como a largas distancias.La munición empleada fueron las nuevas balas Geco Express de .270 Win de 130 grains.

Lo primero que llama la atención de este rifle cuando lo tienes en las manos es su gran ligereza y su manejabilidad, lo que permite desenvolverse con él con una gran soltura. El encare resulta perfecto, ayudado por su carrillera y por el lomo de jabalí de la culata, permitiéndonos meter la cara perfectamente y que su ajuste sea inmediato.

Desde el primer disparo de esta prueba, realizada en una cancha de tiro -lamentablemente, no pudimos probarlo en campo al estar la veda establecida cuando tuvimos la oportunidad de tenerlo en las manos-, los blancos fueron casi perfectos, cosa poco habitual, porque por lo general estas armas para nuestras pruebas no suelen estar puestos en tiro, ya que en la mayoría de los casos son los primeros disparos que se realizan con ellos, debiendo gastarse alguna bala hasta que se centra.

El gatillo, parte fundamental, es muy suave y con un recorrido corto, disponiendo de un fácil acceso. El seguro, tal vez por su sistema de tensado o destensado del mecanismo, me resulta un poco incómodo de activar, con un recorrido demasiado largo, pero esto estoy seguro de que con unos cuantos días de práctica te acostumbras y no es ningún inconveniente. El retroceso, a pesar de su ligereza, es muy agradable, tanto si se dispara con apoyo como sin él.

Ficha técnica

  • Fabricante: Blaser
  • Origen: Alemania
  • Modelo: K95
  • Tipo: Monotiro basculante
  • Calibre: .270 Win
  • Longitud del cañón: 61 cm
  • Longitud total: 106 cm
  • Peso: 2,5 kg
  • Precio: Consultar
  • De interés: Excopesa (Tel.: 987 215 208. www.excopesa.es)

(Texto y fotos: Alberto Aníbal Álvarez).